¡No lo dejes escapar por miedo!

Por: Melina Alfaro Gress

Si tú no te das cuenta de lo que vale, la vida es una tontería, si vas dejando que se escape lo que más querías…“, pues sí las canciones y la sabiduría popular están llenas de grandes verdades y una de ellas es que, a veces el miedo nos paraliza.

Cambiar nuestra zona de confort, aunque sea nuestra infernal área de confort, nos cuesta trabajo y nos da miedo. Nos hemos acostumbrado a esa sensación y arriesgarnos nos da miedo. Pero no pensamos que quizás al otro lado de las montañas, nos está esperando un paisaje mejor, más bonito, con más luz y más colores, diferente…

Puede ser un nuevo trabajo, un  nuevo amor que nos quiera como nos merecemos, un cambio de país o de ciudad que nos ofrezca las oportunidades que llevamos toda la vida esperando…

¡No lo dejes escapar! si crees que realmente merece la pena… la vida que es como una ruleta rusa se encargará de repartir fortuna, pero nunca te arrepientas por lo que hiciste sino por lo que no hiciste.

Cuando tomes esas decisiones importantes, cruciales en tu vida, la simple satisfacción de haber superado ese miedo que tenías ante lo desconocido, te hará crecer como persona, te sentirás mucho mejor y sentirás tu autoestima como un globo que se ha inflado por la alegría de haberlo conseguido.

 

Acuérdate de cuando eras tan sólo un niño y te daba miedo empezar a nadar, a montar en bici, tu primer día de cole…o cuando te preguntabas cómo sería tu primer beso y te asustaba, si darías la talla en el equipo de fútbol…¿a qué te arriesgaste y lo hiciste? seguro que te sentiste mucho mejor, ¿verdad?

 

Pues ahora piensa que es lo mismo, que el miedo sólo está en tu cabeza, que tú eres muchas veces tu peor enemigo… Tú y los obstaculos que te autoimpones, muchas veces más altos de lo que realmente son… pues nos encanta contarnos historias llenas de miedo y terror, vergüenza y orgullo… pero, ¡no lo dejes escapar!

 

No dejes que se vaya el amor si llega, no dejes ese trabajo por miedo a no dar la talla… Respira profundo, mírate al espejo, sonríe y continúa… ¡no lo dejes escapar!

Porque la vida si lo pensamos bien, en realidad no tiene tantos secretos… tan solo hay que estar dispuestos a querer descubrirlos…


Prepárate para leer, aprender o tomar decisiones. Es muy fácil y te lleva menos de dos minutos.

Por Patricia Martínez Castillo.

¿Te cuesta trabajo concentrarte? Te doy el proceso completo de Preparación, es el primer paso de la Técnica de Lectura con toda la mente llamada Photoreading, y puedes  usarla para aprender, estudiar, antes de correr, tomar decisiones o cualquier actividad donde quieras enfocarte, concentrarte y lograr resultados.

La preparación es tan importante para el aprendizaje como para la vida en general. Nadie entra a correr un maratón sin haber tenido un entrenamiento, es decir, una preparación previa. Esto es muy sencillo de entender, sin embargo, cuando se trata de leer, aprender, procesar información y tomar decisiones, lo hacemos la mayoría de las veces sin un proceso de preparación.

En el curso de Photoreading, Sistema de Lectura con la Totalidad de la Mente, el primer paso es precisamente la Preparación, y puede servirte para otros contextos. Antes de una junta, de hacer la tarea, de leer, de tomar una decisión, de manejar, o en general para cuando quieras estar en un estado ideal de la mente y el cuerpo: el estado de alerta relajado.

Voy a darte el proceso:

1. Siéntate con tu columna recta, tus pies apoyados en el piso y tus manos sobre tus muslos. Cierra tus ojos.

2. Piensa en el número 3, la palabra “relájate” y siente una ola de relajación recorriendo tu cuerpo, desde la parte superior de tu cabeza hasta las plantas de tus pies. Tú tienes el control sobre tu cuerpo.

3. Piensa en el número 2, la palabra “relájate” y deja ir cualquier pensamiento sobre el pasado o el futuro, trae tu mente justo aquí, justo ahora.

4. Piensa en el número 1, la palabra “relájate” y entra al estado de aprendizaje acelerado donde estas en contacto con los abundantes recursos de tu mente interna.

5. Repite en silencio para ti mismo “mientras hago lo que hago mi concentración es absoluta”

6. Establece tus propósitos. ¿Para qué vas a hacer esto? ¿Qué esperas obtener? Recuerda que la manera correcta de establecer tus propósitos es en primera persona, en presente, de manera positiva, diciendo lo que SI quieres lograr en lugar de lo que quieres evitar. Por ejemplo: “durante los siguientes cinco minutos leo los reportes de ventas y obtengo la información reelevante para la junta”, ó, “Durante los siguientes quince minutos resuelvo mi tarea de matemáticas de manera correcta”

7. Imagina que tienes un sombrero de Mago, concéntrate en donde estaría la punta, es decir, un punto justo arriba y atrás de tu cabeza. Date cuenta como aún con tus ojos cerrados se amplía tu campo visual.

8. Abre tus ojos e inicia tu actividad.

 

La importancia de la lectura

 

 

 

 

 

Por: Melina Alfaro Gress

La lectura no solo proporciona información sino que forma y educa creando hábitos de reflexión, análisis, esfuerzo, concentración. Además recrea, hace gozar, entretiene y distrae.Una persona con hábito de lectura posee autonomía cognitiva, es decir, está preparada para aprender por sí mismo durante toda la vida.

En esta época de cambios vertiginosos en la cual los conocimientos envejecen con rapidez, es fundamental tener un hábito de lectura que nos garantice tener conocimientos frescos, actualizados pues ello nos vuelve más eficientes y competentes en el campo laboral o académico. Veámos, a continuación, algunas de las razones por las cuales debemos optar por un proyecto lector serio y creativo.

La lectura ayuda al desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje. Mejora la expresión oral y escrita y hace el lenguaje más fluido. Aumenta el vocabulario y mejora la redacción y ortografía. La lectura mejora las relaciones humanas, enriqueciendo los contactos personales pues facilita el desarrollo de las habilidades sociales al mejorar la comunicación. La lectura da facilidad para exponer el propio pensamiento y posibilita la capacidad de pensar. La lectura es una herramienta extraordinaria de trabajo intelectual ya que promueve el desarrollo de las habilidades cognitivas fundamentales: comparar, definir, argumentar, observar, caracterizar, etc. ? La lectura desarrolla la creatividad pues al ampliar nuestro horizonte lexicológico y cultural nos brinda el desarrollo de los principales indicadores de creatividad como son: la fluidez, la flexibilidad, la originalidad y la sensibilidad.

La lectura nos vuelve más tolerantes, menos prejuiciosos, más resistentes al cambio, más universales y más orgullosos de lo nuestro. La lectura es una afición que dura toda la vida que puede practicarse en cualquier tiempo, lugar y circunstancia. Nos libra de los males de nuestro tiempo: la soledad, la depresión y el consumismo compulsivo.

Los mencionadas anteriormente son algunos de las muchos beneficios que produce el tener el hábito de la lectura, sin contar claro, con el placer y disfrute que significa el tener un libro entre tus manos, hojearlo y navegar entre sus líneas y párrafos, imaginando, descubriendo y aprendiendo nuevos conocimientos, nuevos mundos y nuevas personas.

Saber leer, pero más importante, saber comprender…

Por: Melina Alfaro

 

 

 

 

 
La importancia del lenguaje  se valora cada vez más en las sociedades modernas. Esto se debe a que no solo define al ser humano, sino que también  facilita y perfecciona las relaciones humanas  en sí y con el contexto que a éstas rodean.

La lectura es el verdadero  camino hacia el conocimiento y la libertad, ya que nos permite viajar por los caminos del tiempo y el espacio, así como también conocer y comprender las diferentes sociedades y sus culturas.

En los niños, la lectura no solo divierte y desarrolla su vocabulario, sino que incentiva su imaginación, aumenta el conocimiento  académico y de la vida diaria, y le facilita la interacción con los demás integrantes de la sociedad.

En el documento “Hacia las Sociedades del Conocimiento” (Unesco, 2005) se plantea que a partir  de una sociedad tan tecnológica como la que vivimos, tanto la escritura como la contabilidad deben ser elementos omnipresentes  e indispensables para la vida cotidiana y el ejercicio de la ciudadanía.

El dominio lector, la escritura y el cálculo elemental siguen siendo los objetivos primordiales para “Aprender a Aprender” e ir  desarrollándonos cada vez más como seres autónomos, y no dependientes de cualquier  gobierno o ideología de turno.
Importancia de  la Lectura.
Podemos decir que la Lectura es el medio más eficaz para la adquisición de conocimientos ya  que enriquecen nuestra visión de la realidad, intensifica nuestro pensamiento lógico y creativo, y facilita la capacidad de expresión.

Cumple un papel fundamental en  el incremento de nuestra capacidad intelectual y por lo tanto, de nuestro desarrollo  como ser humano independiente.

Leer equivale a pensar, así como saber leer  significa tener la capacidad  de identificar las ideas básicas de un texto, captar los detalles más relevantes y brindar un juicio crítico sobre lo que se está leyendo.

En definitiva leer implica razonar, crear, soñar  y convertirnos en seres cada vez más tolerantes y respetuosos de las diferencias  de los demás, consiste en aprender  a  observar la sociedad desde un nuevo punto de vista mucho más objetivo, alejándonos de prejuicios  e ideas  contradictorias a  la realidad.

¡Lea, Lea… y siga  leyendo!

Desarrollar el gusto por la lectura, así como incentivar  a las personas que nos rodean hacia la lectura  debe ser un reto que debemos plantearnos cada uno de nosotros.

Las sociedades democráticas en que vivimos exigen cada vez más ciudadanos pensantes  y  libres de ideas arcaicas y peligrosas  que podrían perjudicar su buen funcionamiento.

Debemos hacer de la lectura un hábito permanente, convertir  el acto de leer en un momento placentero, gratificante  y compartido.

Indiscutiblemente no saber  leer en la sociedad tan tecnológica en que vivimos solo  puede conducirnos a una exclusión social, cultural, política y económica; o lo que es peor, a un destierro absoluto de los principales  ámbitos en que se mueven la mayoría de los miembros de  la sociedad de la que formamos parte.
Si queremos ser los dueños de las Nuevas Tecnologías y no solo sus esclavos, solo nos queda un camino: Aprender a leer y a comprender  aquello que hemos leído.

Ese, es el principal desafío que todos tenemos actualmente.

Para masoquistas: Game of Thrones Temporada V

 

 

Nosotros los masoquistas estamos frente al televisor viendo Game of Thrones temporada V.

Por Patricia Martínez Castillo.

 

¡Hemos esperado tanto!, sí, me confieso fan masoquista de esta historia terrible, y esta noche ¡por fin! vemos la continuación de la exitosa serie basada en las novelas “Canción de Hielo y Fuego” del escritor George R.R. Martin, millones de personas alrededor del mundo entre los que contamos hasta al mismo Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

Una corona para siete reinos, y sólo uno podrá ganar el trono, llena de Intriga, violencia, sexo, producción millonaria con escenarios y vestuario espectaculares. Con la cruel consigna de “todos merecen morir” ¿Qué personaje te gusta? ¿Con cuál te identificas? Ya se murió, o puede morir el siguiente capítulo ¿Cómo entender que nos guste tanto algo tan terrible? ¿de verdad estamos tan enfermos? La BBC da cinco claves.

Para empezar la serie puede atraer a todo tipo de público, afirman, pues incluye el género fantástico, el terror, los videojuegos, las intrigas políticas, los asuntos son tan intrincados que uno puede encontrar algún elemento atractivo. La variedad de personajes, ninguno color de rosa, todos con dualidad en el alma y alta dosis de maldad en casi todos. Los hay abnegados, pero no perfectos. Seguro podrás identificarte con alguno, o algo peor…te gustaría.

En segundo lugar tenemos que los guiones tienen giros inesperados, cuando acaba el episodio te quedas sorprendido sin poder creer lo que has visto, eso genera adrenalina y adicción. La lucha por el poder pasa por la venganza y el crimen, pero no cualquiera, hablamos incluso de parricidio e incesto. Cualquier personaje, por importante y elemental que sea, puede morir en cualquier momento. A menos que hayas leído los libros, si sólo estás viendo la serie, la trama resulta impredecible, y no puedes perderte un capítulo porque todo pasa muy rápido.

El tercer punto, que para algunos es el primero, es que tiene grandes dosis de sexo y violencia. No requiere de más explicación ¿o si?

En cuarto lugar, Game of Thrones es una producción millonaria, cuidada, espectacular, el Reino Unido, Islandia, Malta, Marruecos, Croacia, Belfast, Sevilla, son sólo algunas de las locaciones, cada episodio puede tener un presupuesto de cerca de seis millones de dólares. Se graba en un día en tres países diferentes El vestuario es confeccionado con tal cuidado que hasta hay especialistas en avejentar la tela. Varios directores y cientos de personas en cada locación.

Y finalmente la BBC afirma que existe una gran movimiento en redes sociales respecto a la serie, se comenta cada capítulo, los actores y creadores de la serie interactúan con los fans.

Yo sigo pensando que somos masoquistas, aunque algunos digan que sólo es reflejo de la realidad que vivimos ¿Tu qué crees?

¿Cuánto dice el silencio?

 

 

 

 

 

 

 

De todas las formas de lenguaje y expresión que dispone una persona para comunicarse, la menos fiable es el habla. Me explico. Una persona con la capacidad de hablar puede, en mayor o menor medida, corromper la veracidad de sus palabras con cierta facilidad siempre que lo desee. Mentir es tan sencillo como usar una palabra en lugar de otra y darle un valor que no debería de tener. Así de fácil. Hay quienes mienten más que hablan. También hay quienes mienten mejor que otros. Y por supuesto, los hay que no desean mentir. Pero centrándonos en la sinceridad del mensaje, mentir o no mentir es una decisión, por norma general.

¿Qué ocurre, por ejemplo, con el lenguaje gesticular? Me refiero al no controlado. Al que resulta tan difícil de ocultar. Una mala cara cuando alguien hace algo con lo que estás en completo desacuerdo. O una situación que invita a esbozar una inevitable y sincera sonrisa. O la sudoración en situaciones incómodas o de estrés.

El paso del color natural a uno más rojizo cuando alguien tiene el placer de ser piropeado… Por supuesto, la respuesta de cada uno es distinta. Varía en intensidad, en duración o en matices. Pero lo que tienen en común estas respuestas es que son espontáneas, son difíciles de reprimir y por lo tanto tienen más veracidad si quieres conocer una reacción. ¿Y qué hay del silencio? ¿No es, acaso, la máxima expresión de inexpresividad siendo al mismo tiempo la más reveladora? En mi opinión, sí. Cuando alguien desea algo puede ocurrir que tarde en descubrirlo, en asumirlo o en lanzarse a por ello.

Pero tarde o temprano, si quieres algo lo acabas expresando. Y desde el primer momento hay indicios de que es así, por mucho que no sean totalmente claros. Creo que cuando ocurre todo lo contrario, cuando algo no se quiere o no se necesita, es cuando más queda patente un sentimiento. El odio y el rechazo se manifiestan de una forma más clara, con mucha más fuerza. Sin adornos, muchas veces es más implacable un sencillo silencio. El silencio manda un mensaje más claro que un largo discurso con innumerables puntos en los que poder detenerse.

El silencio dice que no o dice que sí, pero lo dice con más empuje, porque no se deja adornar por nada. Más que otorgar, el silencio sentencia. Y el silencio es respuesta, claro que sí. No es ausencia, sólo que no deja que nada se le acerque. No deja que te escapes. Cuando no tienes respuesta, el silencio deja patente tu carencia. En otros lugares como en China,  el silencio está mejor valorado.

Aquí es casi una ofensa, necesitamos rellenarlo con lo que sea. ‘‘Sigue hablando por Dios, no sea que te entienda’’. Todo depende de la pregunta, ojo. Pero si duele más de lo que duele un insulto, es porque produce cierta indiferencia. Y estando vivo, lo último que quiere alguien es que le dediquen un minuto de silencio. Ni que se lo pidan por favor.

Los cuentos clásicos y el inconsciente colectivo

Por: Melina Alfaro Gress

Reconozcámoslo, a todos nos gusta escuchar cuentos clásicos y especialmente a los niños. En forma de libros, películas o de viva voz, los niños necesitan oir historias ajenas a su mundo cotidiano que les haga soñar. ¿Ajenas a su mundo cotidiano? Si hacemos caso a los grandes clásicos del psicoanálisis no tanto.

C.G. Jung, psicoanalista primigenio, habló de un lugar de nuestra mente en la que se asentaba un inconsciente colectivo, esto es, una serie de valores morales, miedos y sensaciones comunes a todos los humanos, que pasan de generación en generación a través de leyendas, cuentos y costumbres. El pobre Jung no terminó del todo bien y su visión se fue volviendo extravagante en exceso. De cualquier modo, en su teoría del inconsciente colectivo hay un fulgor de realidad, realidad que es muy palpable en los cuentos clásicos para niños, tal como estudió en su día Bruno Bettelheim.

Funciones de los cuentos clásicos

Es muy importante contarles cuentos a los niños. A través de los cuentos fomentamos su imaginación, mucho más trabajada con estímulos orales que con estímulos multisensoriales. Esta imaginación luego tomará forma en juegos, dibujos o cuentos propios.

Mediante la imaginación el niño crea un mundo de fantasía en el que se identifica con los personajes, reconociendo a través de ellos sentimientos como el miedo, el valor, la alegría, la frustración, la superación de penalidades… sentimientos que luego será capaz de ver reflejados en los demás y en sí mismo.

Además,  conseguirá distinguir valores morales básicos. En los cuentos están muy claro quiénes son los malos y quiénes los buenos, qué valores se le atribuye a cada uno de ellos y qué consecuencias tiene pertenecer a un grupo o a otro.

A otro nivel, se potencia también la adquisición de un vocabulario más amplio, unas pautas de comunicación dialogadas y un gusto estético por la belleza a través de las propias palabras y de los dibujos que suelen acompañar a los cuentos clásicos.

Pero ¿es sólo esto? el viejo Jung diría que no, y Bettelheim lo acompañaría. En los cuentos de hadas se trasmiten además pautas de conducta que van mucho más allá de lo anteriormente expuesto, y que forman parte de enseñanzas primitivas para desenvolverse en el mundo dirigidas directamente a ese inconsciente colectivo del que antes hablábamos.


Un ejemplo de aprendizaje a través de un cuento clásico: Caperucita Roja y el lobo

Todos conocemos el cuento de Caperucita Roja, quizás el único salvado de la versión Disney.  Es un cuento que gusta mucho contar y que a los niños les gusta mucho oír: una niña frente a un lobo, el uso de los cinco sentidos antes de comerla, tragedia y final feliz. Todos los ingrendientes para tener un cuento clásico realmente atractivo.
Pero, parémonos a analizarlo porque nada en el cuento es casual:

La niña lleva una caperuza Roja ¿por qué este color?  El rojo es el color de la sangre, e indica la primera menstruación. La niña ya no es tan niña, por eso la madre la impulsa a ir a casa de la abuela sola y cruzando un bosque.

El bosque representa el mundo y ese recado representa la necesaria separación de los lazos maternos. Pero para que todo vaya bien, Caperucita no debe apartarse del camino establecido ni debe tomar contacto con lo desconocido: una chica joven e inexperta nunca debe hacerlo.

Aparece el lobo, lo peor que puede haber en un bosque, la encarnación del mal. Atractivo y seductor, el lobo consigue convencer a Caperucita de que se aparte del camino y… ¿qué ocurre? el mundo de Caperucita se desmorona, el lobo se come a su abuela y ocupa su lugar. El significado está claro: una vez que dejas que el mal actúe, ya nada tiene remedio y tu mundo seguro desaparecerá. Caperucita es también devorada por el lobo.
Al final, los cazadores, hombres conocidos y salvaguardas del bien, consiguen reparar el mal.

Y bueno, después de esto, ¿alguien sigue pensando que los cuentos clásicos son inocentes?

15 maneras en las que podemos ponerle fin a la cultura deshonesta de parejas que hemos creado?.

Por: Melina Alfaro Gress

¿Cuál es el juego de las citas? Bueno, probablemente lo conoces muy bien. Es el juego de “veamos quién puede actuar como si le importara menos para conseguir a alguien a quien le importe más y después nos tomamos turnos”.

 

 

 

 

 

 

Es la línea borrosa entre lo casual que eres y qué título decides te va a designar para tus encuentros románticos. Es tan confuso que con frecuencia pierdo la cuenta. Y estoy segura de que tú también.

¿Cuál es la razón para no poder ser simple y honesto? Así como “hey, creo que eres muy atractivo y me gustaría que fuéramos a tomar café”.
La razón por la que no es tan fácil es porque todos jugamos el juego. Aquí hay algunas de las formas de dejar de lado tu mano y realmente mirar las caras que te rodean sin tener que poner tu propia cara de póker:

1. Si te gusta alguien, no hagas como si no fuera así

Si la persona después se aleja, pregúntate a ti mismo cuál era el punto de invertir más emoción aún, de todos modos.

 

2. TEN CITAS

No son una práctica del pasado. Ir al cine con alguien no implica firmar una licencia de matrimonio. Es para pasar un buen rato, gente.

3. No uses tus relaciones pasadas como muletas que te permitan temerle al compromiso

Todos hemos tenido relaciones que han fallado. Si usas esos problemas para justificar tus acciones retorcidas en cada relación romántica futura, estás perdiéndote de muchas relaciones potencialmente exitosas.

 

4. No alteres lo que quieres

Si quieres una relación y alguien más no, no te conformes por el bien de él o ella. Eso sería como jugar un juego de mesa sin poder tirar tu propio dado.

 

5. Haz que deje de importar lo que la gente va a pensar

Las connotaciones que rodean salir en citas y las relaciones son tan borrosas y desfiguradas en este punto que probablemente te vas a volver loco a ti mismo tratando de entender cómo complacer a todo el mundo.

6. Deja de usar a la gente

No uses a otros por la manera en que te hacen ver frente a los demás. No los uses por razones físicas. No los uses porque estás solo. Simplemente no los uses.
Usas una mopa para limpiar el suelo. Usas un fósforo para prender algo. No usas a un ser humano para satisfacer tus propias necesidades.

 

7. Descubre quiénes son las personas en realidad

Adelante. Pregunta por sus hermanas pequeñas y si le tienen miedo más a las arañas o a las serpientes. No hay nada de malo en aprender más sobre la gente que el hecho de que les gustan los shots y que estudian ingeniería.

 

8. Ten cortesía y respeto en todas las formas

Como dice el viejo dicho, siempre trata a los demás como quieres que te traten. Nadie merece menos que tu máximo respeto.

9. Deja de jugar con las emociones de los demás

Si sabes que estás arrastrando a alguien por razones egoístas, ponte en sus zapatos y haz lo que sea más decente. Sé honesto.

 

10. Deja de conformarte

Si quieres a ese chico moreno de ojos azules y con el promedio perfecto que apenas conoces, entonces ve por él. No estás por debajo de nadie ni nada. Puedes tener un sueño y tú eres el obstáculo más grande en el camino a hacerlo realidad.

11. No tengas miedo de ser cursi

Sé tú mismo. Si las cosas simples como mensajes de buenos días o una cita improvisada es como quieres mostrar interés en alguien, entonces ve por él. Sé cursi y deja de preocuparte por satisfacer el estatus quo.

12. Tómate todos los aspectos físicos de tu relación lentamente

Sé que ésta es difícil de entender, pero seamos completamente honestos sobre el hecho de que la intimidad complica las cosas. ¿Por qué agregar una complicación más antes de que puedas confiar en alguien?

 

13. No trates de poner celoso a alguien

Nunca va a llevar a que le gustes más a la otra persona. Nunca entenderé por qué pensamos que es una opción viable.

14. Deja ir cualquier expectativa preconcebida que tengas de alguien más

Confía en mí, realmente no tienes idea de lo que quieres y descartar a gente basándote en tu criterio específico podría llevarte a perderte de algo totalmente grandioso.

 

15. Date cuenta de que las relaciones se tratan de aprender

Las relaciones son para aprender sobre otros y sobre ti mismo en una manera divertida que te traerá felicidad. Trata a los demás con respeto y deja que te hagan reír como una tonta cuando late tu corazón. Conoce a gente nueva y a sus amigos. Visita lugares nuevos y entiende ideas y perspectivas únicas.
Deja de tratar de navegar por él como si fuera un juego que puedes manipular para conseguir el mejor final sin perder mucho. Sé simple. Sé bueno. Sé feliz.
Somos responsables por hacer que esto sea más complicado de lo que necesita ser. Esto no es un juego.

Deja de contar cartas y empieza a contar sonrisas.

 

¿Conoces qué es la resiliencia?

Por: Melina Alfaro Gress

¿Cómo se enfrenta la gente a las situaciones difíciles? ¿Qué es aquello que nos permite adaptarnos a situaciones traumáticas como la pérdida de un ser querido, un trabajo, o incluso cuando nos anuncian que tenemos una enfermedad grave? La respuesta a por qué nos adaptamos, se llama resiliencia.

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia es la capacidad de afrontar las adversidades y lograr adaptarse ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés severo.
Que seamos resilientes no significa que no experimentemos dificultades o angustias, ya que en algún momento de nuestras vidas todos sentimos tristeza, incertidumbre, malestar o dolor, ya sea físico o emocional, sino que a pesar de todos los obstáculos que se nos presenten y el gran impacto que tengan las situaciones en nosotros, aun así, somos capaces de sobreponernos e ir adaptándonos bien a lo largo del tiempo.
Todos en cierta medida hemos podido ser resilientes en algún momento de nuestras vidas.
Además, la resiliencia no es algo que podemos tener o no, sino que son un conjunto de pensamientos, emociones y conductas que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona.

¿Qué contribuye a que seamos más resilientes?

Muchos estudios demuestran que el apoyo emocional es uno de los factores más importantes que intervienen a la hora del desarrollo de la  resiliencia. El tener cerca de nosotros a personas que nos proporcionan cariño, apoyo y confianza puede hacernos mucho más resilientes.
Otros factores asociados son:

  • Una visión positiva de nosotros mismos, confiando en nuestras fortalezas y debilidades.
  • Habilidades en la comunicación y solución de problemas. Ver los problemas como retos a superar y no como posibles amenazas.
  • Capacidad para hacer planes realistas, así como un buen manejo  destreza sobre los sentimientos e impulsos fuertes. (Capacidad de autocontrol).

¿Cómo son las personas resilientes?

Las características fundamentales de las personas resilientes son:

  • Aceptar la realidad tal cual es.
  • Creer en que la vida tiene sentido.

 

  • Capacidad para mejorar.

Además, pueden presentar otras habilidades como saber controlar sus emociones, ser empáticos, saber identificar de manera precisa las causas de los problemas, y considerarse competentes y confiados en sí mismos.
Pero una de las características más importantes es su modo de pensar, su estilo de pensamiento. Una persona resiliente tiene un pensamiento realista, y flexible.

¿Qué hacer para desarrollar la resiliencia?

Como hemos dicho anteriormente, la resiliencia no es algo que tengamos algunos y otros no, sino que son una serie de habilidades y actitudes que podemos llegar a desarrollar. ¿Cómo? A continuación, indicamos algunos consejos para ello:
-Establecer relaciones. Ya hemos mencionado que el apoyo emocional es uno de los factores más importantes que nos ayudarán a que seamos más resilientes. Tener buenas relaciones con los demás, aceptando la ayuda y el apoyo que nos ofrecen así como ayudar a otros que lo necesitan, fortalece nuestra resiliencia.
-Pensamiento realista, pensamiento constructivo. No podemos evitar que ocurran eventos amenazantes, o que produzcan mucha tensión, pero sí podemos cambiar nuestra manera de interpretarlos y reaccionar ante ellos. Ver los problemas como retos a superar, desde una perspectiva amplia, pensando que tenemos la capacidad suficiente de afrontarlos y encontrar posibles soluciones.
-Aceptar la realidad, aceptar que el cambio es parte de la vida.
-Confía en ti mismo. No podemos saber lo que podemos hacer hasta que no lo intentemos, incluso nos sorprenderemos a veces, de todo lo que podemos lograr nosotros mismo.
-Desarrolla metas y objetivos, y actúa.
-Busca oportunidades para descubrirte a ti mismo. Muchas veces tras superar un acontecimiento estresante o una adversidad, experimentas un crecimiento personal. Aprendemos algo nuevo sobre nosotros mismos.
Hay muchas otras formas para desarrollar nuestra capacidad de resiliencia, sólo tenemos que identificar aquellas actividades que nos permitan construir nuestra estrategia personal para desarrollarla.