El orden de nacimiento y su relación con la personalidad

image

Algunos expertos tienen la teoría de que el orden de nacimiento es una herramienta importante para predecir la conducta de un adulto. Y de determinar la forma de sentir y percibir al mundo. El Psiquiatra Alfred Adler (1870-1937) propuso por primera vez una teoría sobre el efecto del orden de nacimiento en la personalidad. Otros teóricos como Frank Sulloway y Delroy Paulhus también escribieron sobre el tema.

Ahora imagínate por un momento que te vas de viaje con tus hermanos, los cuales ya son adultos. ¿Con que situación de las siguientes te identificas más?

El viaje lo has estado planeando tú durante semanas, con todo lo que conlleva: reserva de hotel, coche de alquiler, restaurantes… Tuviste en cuenta a tus hermanos en todo momento y buscaste tiempo y espacio para desconectar emocionalmente.
Te has tirado toda el día organizando las cosas de forma precipitada, ajustando los últimos preparativos y dejando tu hogar preparado para los días que vas a encontrarte ausente.
¡Te suena súper divertido realizar el viaje familiar que tenéis programado! No tienes nada organizado, tan solo disfrutar de la experiencia, reírte y pasarlo bien con tus hermanos. Disfrutas de cómo tu hermano mayor organiza todo y no has tenido que mover ni un pelo.

Si la situación número 1 te es familiar, seguramente seas el mayor de los hermanos. Si la segunda encaja con tu persona o te sientes identificado, probablemente seas el hijo del medio. Si te quedas con la última, seguramente eres el bebé de la familia.

En general, se cree que el orden en que las personas nacen es tan importante como el género y casi tan importante como la genética. No existen dos niños que tengan los mismos padres, aunque pertenezcan a la misma familia, ya que los padres son diferentes con cada uno de sus hijos.

Mientras que el primogénito goza de privilegios incuestionables, también siente ser príncipe destronado. Mientras que el segundo se acompleja por no ser “tan” como el primero y sufre de la impotencia de no poder hacer nada por cambiarlo, luego se adapta con gran facilidad a los diferentes papeles que le toca interpretar en la vida. Los hijos menores pueden ser seguros, maduros y precoces, por haber tenido muchos mayores siempre como ejemplos a seguir.

Tipo de personalidades entre hermanos

El hijo mayor está programado para la excelencia y los logros, el hijo del medio es criado para que sea comprensivo y conciliador, y el bebé busca atención. El resultado genera que el orden en que nacen los hermanos sea una variable poderosa a la hora del desarrollo de la personalidad.

El hijo mayor: Líder y responsable

Frecuentemente, los hijos mayores tienen más cosas en común con otros hijos mayores que con sus propios hermanos. Al haber sido los primeros, sus padres pusieron tanta atención sobre ellos cuando eran los únicos niños en la casa, que tienden a ser mucho mas responsables, cuidadosos, equilibrados y confiables que sus hermanos. Son, en cierta, forma, una proyección de sus padres.

Los hijos mayores suelen ser: Seguros, concienzudos, tienden a ser estructurados, son cautelosos, controladores, triunfadores, responsables, saben comportarse , reflejan una versión en miniatura de sus propios padres.
Por lo general, son personas que logran muchas cosas y buscan la aprobación de los demás, pero por otro lado son dominadores y perfeccionistas.Generalmente, se desarrollan mejor en carreras de liderazgo tales como leyes, medicina o como gerentes. Con sus hermanos actúan como si fuesen mini-padres, por lo cual intentan dominar a sus hermanos acostumbrándose a ser guías de los demás desde que asumieron ese papel con sus hermanos.

El gran problema que experimentan los hermanos mayores es que cuando llega el próximo hermano pueden experimentar un sentido de pérdida, ya que serán destronados de ese lugar especial que les daba el ser el único. Toda la atención, que antes era exclusivamente suya, ahora debe ser compartida con su hermano. Este sentimiento de pérdida puede dar lugar a una cierta propensión a desarrollar un carácter melancólico.

Generalmente, los primogénitos son exigentes, personas precisas, les encanta prestar atención a los pequeños detalles y tomar el mando. Están orientados hacia objetivos, quieren el control total y tienen la necesidad de ganar y salir victoriosos en todo.

El hijo del medio: Social y negociador

El hijo del medio a menudo se siente relegado por pensar que la atención de sus padres está dedicada al hijo mayor o al bebé (hijo menor) de la familia. Este tipo de pensamientos puede dejar huellas que terminan generando este tipo de características:

Por lo general son personas que quieren agradar, un poco rebeldes, tienen un círculo social grande, son pacificadores, son comprensivos, son cooperativos, flexibles, competitivos. Les cuesta poner límites.
Los hijos del medio sienten que no han recibido la cantidad de atención necesaria de parte de sus padres y, debido a esto, tratan de compensar este déficit con su grupo de amigos.

Es por esto que los hijos del medio se caracterizan por tener un círculo de amigos muy cercano, al cual sienten como si fuese una parte adicional de su familia. En este grupo de amigos intentan lograr la atención que probablemente no sintieron recibir de su familia.

El rasgo de personalidad que define a los hijos del medio es justamente opuesto al del hermano mayor o menor. Para evitar el conflicto y la competencia directa, un hijo del medio a menudo va en una dirección marcadamente opuesta a la de sus hermanos. Tienden a ser complacientes con la gente y por lo general odian la confrontación, generando una gran capacidad de negociación. Esta habilidad la van desarrollando desde pequeños, una vez que entienden lo que tienen que hacer para ganar la atención de sus padres. Son expertos en ver los dos lados de un problema y siempre tienen ganas de hacer felices a todos.

Como su vida social se ha desarrollado mejor que la de sus hermanos, tienden a relacionarse mejor con la gente, no tienen dificultades para actuar en equipo, son confiables, constantes y leales.

El hijo menor: Simpático y seductor

Los hijos menores tienden a ser los más independientes y libres de espíritu, ya que sus padres al tener más experiencia y menos tiempo para brindarles atención, también les imprimen menos responsabilidades.

Los hijos menores por lo general son adorables, no tienen complicaciones, son manipuladores, egocéntricos, autónomos, sociables.

Los hijos menores se encuentran con padres que ya han obtenido la suficiente experiencia y confianza en sus roles como padres, por lo cual éstos tienden a ser menos exigentes y relajados con los menores, ya que no se alarman tanto por las cosas innecesarias como lo hacían con los hermanos mayores. Debido a esto, son mas libres y, al haber sido el “bebe” de la familia, han tenido menos responsabilidades, por lo cual tienden a generar un estilo más creativo y relajado.

La experiencia de los padres hace que no estén tan pendientes de las acciones del menor; es por esto que los más chicos tienen más libertad que sus hermanos, por lo cual van desarrollando una personalidad más independiente. Pero al mismo tiempo, tratan de llamar la atención permanentemente, generando una personalidad llena de carisma y simpatía. Generalmente, son los peores alumnos, los payasos de la clase y el alma de las fiestas. Si bien son personas alegres y extrovertidas, tienden a aburrirse rápidamente y poseen un fuerte miedo al rechazo y poca capacidad de atención. Debido a sus habilidades con la gente, los nacidos al último pueden ser muy buenos manipuladores. Generalmente los hijos menores optan por la actuación, la música, el diseño o afines.

El hijo único

Ser hijo único es una posición compleja en una familia. Sin hermanos que compitan con él, acaparará toda la atención y recursos de sus padres, pero no sólo durante la infancia sino durante toda su vida.

Los hijos únicos se caracterizan por ser maduros para su edad, perfeccionistas al extremo, híper-responsables, diligentes, líderes. Se sienten más cómodos con adultos que con otros niños.

Los hijos únicos, al crecer rodeados de adultos, son más verbales y generalmente más maduros. Esto puede permitirles que desarrollen más su intelecto, ya que al haber pasado tanto tiempo solos, van generando ciertas habilidades como el ingenio y la creatividad. En muchos aspectos, los hijos únicos son muy similares a los primogénitos, pero llevan sus cualidades al extremo. Son líderes natos y tienden a ser muy perfeccionistas, conservadores y organizados. Son difíciles de manejar. Suelen ser implacables, muy exigentes y odian admitir que están equivocados y por lo general no aceptan bien las críticas.

El cuarto, quinto y sexto hijo repiten las tendencias del primero, segundo y tercer hijo. Lo mismo para los siguientes.

La maternidad es un periodo considerado como abrumadoramente encantador, donde el vínculoentre madre e hijo potencializa (o retrocede) el desarrollo psiconeuronal del segundo. A pesar de que se desconoce la exactitud en la que comienza a florecer este instinto, la realidad es que la unión entre madres e hijos inicia desde el momento de la concepción, es por eso que las emociones de mamá influyen en el desarrollo cerebral del bebé.

Médicos, psicólogos y pediatras han encontrado que todo lo que la madre hace, inclusive antes y después del parto, moldea al bebé en numerosas maneras. Se trata de un método de “programación fetal”, donde las condiciones en que la madre se desarrolla, tiene efectos longitudinales en la vida física y psíquica del pequeño. Por ejemplo, existen casos clínicos donde se ha encontrado una conexión directa entre las experiencias de compulsiones en el útero y conductas repetitivas, miedos y obsesiones más tarde en su vida.

Es decir que la concepción, el embarazo, el parto y el periodo de postparto tienen influencias profundas en el bienestar emocional y físico del bebé. De hecho, hay una correlación entre nacer con bajo peso y una enfermedad cardíaca, entre una nutrición pobre en la gestación y la diabetes, entre nacer con peso elevado y ser víctima de cáncer de mama en mujeres. Y es que, durante este periodo crítico en la maternidad, el niño apenas está desarrollando sus distintas áreas del cerebro, siendo moldeable tanto por el medio ambiente como por los estados de ánimo de la madre. Varias investigaciones han demostrado que un bebé pudo haber desarrollado una predisposición a la depresión o una baja tolerancia al estrés debido a la manera en que su madre vivió estrés crónico durante el embarazo. En otras palabras, el cerebro del feto parece desarrollarse en función de la experiencia de la madre con el mundo: si la madre se siente albergada por la ansiedad o el estrés durante el embarazo, el mensaje que le transmite a su bebé (a través de las hormonas del estrés) es que se encuentran en un medio ambiente peligroso (aunque no sea verdad). De hecho, de acuerdo con Marcy Axness, Ph.D. en desarrollo temprano y consejería parental, el estrés crónico durante la infancia tiende a esculpir el cerebro a medida de supervivencia (huir o pelear), lo cual reduce el impulso de control y de contención/calma. Por otro lado, cuando la madre experimenta una alegría crónica, esto permite que cada órgano del bebé se desarrolle óptimamente, predisponiéndolo a la salud y a la serenidad.

La concepción, el embarazo, el parto y el periodo de postparto tienen influencias profundas en el bienestar emocional y físico del bebé.
Podríamos decir que la influencia de las emociones maternales constituye los fundamentos de la personalidad del pequeño. En este punto, la neurociencia se ha encargado de brindar bases a la influencia de las emociones y los pensamientos de la madre en el desarrollo psicológico y fisiológico del infante. Si los pensamientos y emociones de la madre son persistentemente negativos (o si está en constante estrés), el metamensaje dirigido al bebé en desarrollo, enviado a través de las hormonas, es el que el mundo es peligroso; y por tanto, el cerebro del feto creará conexiones neuronales en función de su supervivencia. En consecuencia, el infante crecerá reactivo, impulsivo y con un lapso corto de atención. De hecho, existen teorías donde se asocia el TDA(-H) o TOC con la regulación afectiva durante el embarazo.

El periodo crítico de la influencia emocional de la madre es durante el parto, cuando el cerebro comienza a reorganizarse rápidamente a través de muchas hormonas – especialmente de la hormona del amor o del apego, la oxitocina. De hecho, el circuito de la corteza orbitofrontal (encargada del aspecto socioemocional) comienza a orquestrar una serie de intercambios informativos a nivel emocional entre madre y recién nacido, a través de las miradas entre ambos. Esto hace que la madre transmita las emociones que, eventualmente, el bebé adaptará a su vida diaria a través de conexiones neuronales.

Desgraciadamente, los protocolos de los hospitales aún exigen la separación inmediata entre la madre y el recién nacido, creando una “huella de abandono”en el cerebro del segundo y así una conexión con cosas (en vez de personas). Podría decirse que así se previene una formación sináptica saludable en áreas sociales, las cuales se encargan de procesar rostros, emociones, empatía y relaciones humanas.

Axness explica que, como padres, es importante conocer algunos procesos básicos del desarrollo del feto, los cuales estructurarán la vida emocional y física del bebé (y aun cuando adulto):

Los padres necesitan estar conscientes y abiertos a la eterna pregunta del ser por el bebé en el vientre: ¿A qué mundo voy a venir, mamá? Esta pregunta será respondida de manera constante a través demensajes energéticos y químicos que la madre mandará, a su vez, a través de mensajes, sentimientos y conductas. Cuando los padres comprenden esta pregunta básica –a lo largo de nueve meses-, esto permitirá que el cerebro del bebé se desarrolle con base en el apoyo, el amor y la seguridad. Estos sentimientos fortalecerán el arribo del bebé, el cual se encontrará dispuesto a amar y a aprender, en vez de pelear o angustiarse.

La mejor manera de hacerlo es tomar, al menos, cinco minutos diarios para tener pensamientos positivos, escuchar tu música favorita, alimentarte anímicamente de lo que quieras, gozar de las sensaciones del aquí y del ahora, dejar que la amabilidad se convierta en una parte orgánica de tu ser. Esto, así como el amor al embarazo, permitirá que la percepción de la vida del feto tenga bases en la fortaleza, la creatividad y con un sentido de esperanza. Sólo una madre sabe qué es lo necesario para el bienestar tanto de su hijo como de ella.

El arte de no enfermarse

El cuerpo, va a gritar lo que tu callas, si tú no expresas aquello que necesitas, el cuerpo lo hará por ti. Primero lo hará con un leve susurro, será el síntoma, y si no le prestas atención a lo que el cuerpo te dice, gritará fuertemente, y lo hará en forma de enfermedad. Si no queremos enfermar, tenemos que escuchar el mensaje del cuerpo. ¿Qué me está diciendo mi cuerpo? si me paro, y lo escucho, le dedico tiempo en descifrar ese mensaje, no enfermaré.

La persona que enferma, sufre, en lo que su armonía se desequilibra. El síntoma es el que nos avisa de este desequilibrio, y ese síntoma, no hay que taparlo, al contrario, tenemos prestarle toda la atención y convertirlo en nuestro aliado. Es importante saber lo que éste nos quiere comunicar y preguntarse ¿Qué es lo que este síntoma me está impidiendo hacer? En la respuesta está la sanación.

Habla de tus Sentimientos.

Emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, terminan en enfermedades como: gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna. Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer. Entonces, vamos a sincerar, confidenciar, compartir nuestra intimidad, nuestros “secretos”, ¡nuestros errores!… El diálogo, el hablar, la palabra, ¡son un poderoso remedio y una excelente terapia!

Toma Decisiones.

La persona indecisa permanece en la duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana está hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y para ganar otras. Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas de la piel.

Busca Soluciones.

Las personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo. Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad. Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe.Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

No vivas de las Apariencias.

Quien esconde la realidad, finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón, etc… y está acumulando toneladas de peso… Una estatua de bronce con pies de barro. Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz. Su destino es la farmacia, el hospital, el dolor.

Acéptate

El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos a nosotros mismos. Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable. Quienes no se aceptan a sí mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos. Aceptarse, aceptar ser aceptado, aceptar las críticas, es sabiduría, buen sentido y terapia.

Confía

Quien no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas. Sin confianza, no hay relacionamiento. La desconfianza es falta de fe en sí, en los otros y en Dios.

No Vivas Siempre Triste.

El buen humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida. La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive. “El buen humor nos salva de las manos del doctor”. La alegría es salud y terapia.

El arte de no enfermar pasa por sentir, aceptarse, confiar, tomar las riendas de tu vida, reír y ser feliz.

Nuestra carta de Navidad

YO QUIERO EN ESTA NAVIDAD,
ARMAR UN ARBOL EN MI CORAZON
Y EN LUGAR DE ESFERAS Y ADORNOS,
QUIERO COLGAR LOS NOMBRES
DE MIS SERES MÁS AMADOS:
LOS DE MI FAMILIA,
LOS DE MIS AMIGOS REALES Y VIRTUALES,
TODOS LOS NOMBRES DE LA GENTE QUE AMO:
LOS QUE VIVEN MUY LEJOS,
LOS QUE VIVEN CERCA,
LOS MÁS ANTGUOS,
LOS MÁS RECIENTES,
LOS QUE VEO TODOS LOS DÍAS,
LOS QUE VEO A VECES EN MI REALIDAD…     O EN MI LINDO MUNDO VIRTUAL,
LOS QUE SIEMPRE RECUERDO Y LOS QUE A VECES OLVIDO,
LOS DE LAS HORAS FELICES Y LOS DE LAS HORAS DIFÍCILES.

QUIERO COLGAR LOS NOMBRES DE AQUELLOS QUE CONOZCO mPROFUNDAMENTE Y
LOS NOMBRES DE AQUELLOS QUE CONOZCO POCO,
LOS DE TODOS MIS AMIGOS,
LOS NOMBRES DE AQUELLOS QUE ME ENTREGARON VALIOSAS ENSEÑANZAS
Y LOS NOMBRES DE AQUELLOS QUE UN POQUITO APRENDIERON DE MÍ.

QUIERO QUE ESTE ÁRBOL TENGA RAICES PROFUNDAS Y FUERTES
PARA QUE TODOS ESTOS NOMBRES
JAMÁS SEAN ARRANCADOS DE MI CORAZÓN,
QUIERO QUE SUS RAMAS SE EXTIENDAN GIGANTES PARA COLGAR NUEVOS NOMBRES VENIDOS DE TODAS PARTES Y,
QUE SE JUNTEN CON LOS EXISTENTES…

QUIERO UN ÁRBOL DE SOMBRA AGRADABLE
PARA QUE EL AMOR, LA AMISTAD, CONFIANZA Y CARIÑO SEAN LUGAR DE REPOSO EN LA DURA LUCHA POR LA VIDA.

QUIERO QUE EL ESPIRITU DE LA NAVIDAD HAGA DE CADA DESEO LA MÁS HERMOSA FLOR, DE CADA LÁGRIMA UNA SONRISA, DE CADA DOLOR UNA BRILLANTE ESTRELLA Y
DE CADA CORAZÓN UNA DULCE Y TIERNA MORADA PARA RECIBIR A JESÚS!

FELIZ Y BENDECIDA NAVIDAD PARA TODOS!

Moléculas de emoción. La ciencia está comenzando a probar nuestra esencia espiritual.

Este es un interesante artículo desde el “Institute for Biomodulation Medicine”. Se trata de un resumen del libro Molecules of Emotion de la Doctora norteamericana Candace Pert. Pert habla de una red de comunicación psicoinmuno-endocrina, que usa los neuropéptidos y mas sustancias asociadas, para hacer partícipe a las emociones y pensamientos de muchas de nuestras patologías como humanidad. Te presentamos un gran artículo sobre Moléculas de Emoción:

Un extracto del texto Moléculas de Emoción de la Dra. Candace Pert, quien explica la comunicación entre los órganos del cuerpo humano, las emociones y la mente.
Candace Pert ha escrito más de 250 publicaciones científicas y ha trabajado como jefa de sección de bioquímica cerebral en la rama clínica de neurociencia del NIMH (Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos). También ha escrito dos libros que desafortunadamente no han sido traducidos al español: Molecules of Emotion y All you need to know to feel good.

Ella cree que casi todas las enfermedades, si no son psicosomáticas en su totalidad, tienen un alto componente psicosomático definido en su origen, es decir emocional. “Psique” significa mente y “soma” significa cuerpo, por lo que cada patología tendría estrecha y directa relación entre sí con el cuerpo o la mente. Cada experiencia vivida a nivel emocional afectaría físicamente y cada experiencia física afectaría las emociones, por esto la relevancia de tratarlas en conjunto y no aisladamente. Sin embargo esta propuesta hasta el día de hoy no es reconocida por la ciencia tradicional que se resiste a establecer entre sus postulados este tipo de descubrimientos que distan mucho de ser intuitivos, sino que poseen base y sustento empírico.

Candace propone una tesis acerca de la existencia de las Moléculas de la emoción, cuyo principal componente estaría en la superficie de las células tanto corporales como cerebrales, es a lo que ella llama “Receptor de opiáceos”. Ella descubre este receptor en la década del 70, cuando encuentra la manera de medirlo. De este modo puede demostrar la existencia de su descubrimiento, ya que la ciencia establece que si algo es medible, es real. La Doctora Pert dice que la medición es la base misma de los métodos científicos modernos, el medio por el que el mundo material es reconocido como cierto. Si no se puede medir, la ciencia no admite existencia de ningún factor o elemento, motivo por el cual se niegan las emociones, la mente, el alma o el espíritu dentro de las causas de algún tipo de patología.

La molécula es la pieza más pequeña medible dentro de un cuerpo, mientras que el receptor es un compuesto de proteínas y aminoácidos organizados en cadenas, son flexibles y responden a la energía y señales químicas de una vibración. Una célula nerviosa típica puede tener millones de receptores en su superficie los que, básicamente, funcionan como moléculas de detección o escáneres al igual que nuestros ojos, oídos, nariz, lengua, dedos y piel. Estos receptores se encuentran alrededor de las membranas celulares, vibrando y moviéndose a la espera de recibir mensajes presentados por otras criaturas vibrantes que llegan a través de los fluidos que rodean cada célula.

Los receptores se reúnen en grupos alrededor de la membrana celular, a la espera de la sustancia química adecuada que permite su funcionamiento; este proceso se denomina unión. El receptor es capaz de organizar y reorganizar incluso su información filtrando lo que entra a la célula.
La unión de estos componentes se realiza mediante nexos que se dividen en tres tipos: químicos neurotransmisores, esteroides y péptidos . Los neurotransmisores son los más pequeños y corresponden a las moléculas más simples fabricados en el cerebro para transmitir información entre las neuronas. Los esteroides, incluyendo la testosterona hormonas sexuales, la progesterona y el estrógeno, comienzan, tal como el colesterol, a mutar en un tipo específico de hormona. Los péptidos, que constituyen alrededor del 95% de todos los conectores, juegan un papel relevante en la regulación de todos los procesos vitales. Al igual que los receptores, los péptidos se componen de cadenas de aminoácidos.

La Doctora Pert afirma que si la molécula es el motor que impulsa toda la vida, los receptores son los botones del panel de control de ese motor, y un péptido específico u otro tipo de conector, es el dedo que empuja ese botón para que inicie su funcionamiento.

En los primeros días de su investigación, Candace logró apreciar que los péptidos eran los responsables de la regulación de la digestión y la presión sanguínea.

La estructura real de los péptidos son simples, pero las respuestas que causan en el cuerpo son extremadamente complejas. Debido a esto, los péptidos se han clasificado como hormonas, neurotransmisores, neuromoduladores, factores de crecimiento, péptidos intestinales, interleucinas, citocinas, quimiocinas y factores de inhibición del crecimiento. Francis Schmitt, destacado biólogo norteamericano, muy acertadamente los nombró sustancias informativas, porque su función común es la de distribuir información en todo el organismo.

Los investigadores de NIH asumieron que cualquier péptido encontrado en el cerebro era potencialmente un neuropéptido. Al principio se pensó que los péptidos sólo existían en el hipotálamo, pero los científicos se impresionaron al darse cuenta que los péptidos han existido en todas partes del cerebro y por siempre, actuando en él de múltiples formas. Esta sustancia fue encontrada en la corteza, la parte del cerebro donde se controlan las funciones superiores y también en el sistema límbico o cerebro emocional. Cuando empezaron a entender la distribución de estos productos químicos en el sistema nervioso, llegaron las primeras pistas que les llevaron a teorizar acerca de los péptidos de modo más concreto, logrando establecer ya empíricamente la existencia de las llamadas Moléculas de la emoción.

A base de todo lo anterior, el Profesor de psicología de la Universidad de Hofstra, Robert Plutchik, propuso una teoría de ocho emociones primarias dentro de lo que es la tesis de Candace: tristeza, disgusto, ira, anticipación, alegría, aceptación, miedo y sorpresa. Al igual que los colores primarios, estas emociones pueden ser mezcladas para obtener otra; según esto las emociones secundarias podrían ser:

Miedo + sorpresa = Alarma
Alegría + miedo = Culpa.

Los expertos también distinguen entre los tipos de emoción al humor. La emoción es más fugaz y es fácilmente identificable, no así los estados de ánimo, que pueden durar horas o días y es más difícil determinar su causa. El temperamento tiene base genética, lo que significa que estaremos enredados en él toda la vida.

En la década del 20, se llevaron a cabo experimentos con seres humanos para mostrar la conexión entre las emociones y las partes del cerebro donde la Dra. Pert y otros investigadores fueron localizando casi todos los receptores de neuropéptidos. Wilder Penfield, de la Universidad de McGill en Montreal, trabajó con individuos que padecían epilepsia severa, los que se encontraban conscientes y despiertos durante la cirugía cerebral abierta que se les realizó. Descubrió que cuando estimulaba eléctricamente la corteza límbica sobre la amígdala, podría causar una variedad de emociones tales como duelo, ira, alegría, entre otros, ya que los pacientes revivían viejos recuerdos, despertando las emociones estancadas. Los pacientes también mostraron el lenguaje corporal y las acciones físicas adecuadas a las emociones, como temblores corporales, risa o llanto.
Paul MacLean, investigador del NIMH, popularizó el concepto de sistema límbico como la base para las emociones. Él cree que hay tres capas en el cerebro humano que representan las diferentes etapas de la evolución: el tronco cerebral, que es responsable de las funciones autonómicas tales como la respiración, la circulación sanguínea y la temperatura corporal; el sistema límbico, que rodea la parte superior del tronco cerebral y es el asiento de las emociones y la corteza cerebral, en el cerebro anterior, que es la sede de la razón. Si la idea de que los péptidos y otros componentes son las sustancias bioquímicas que rigen las emociones, su acción a nivel nervioso cobra mucho significado. Esto comprobaría, en gran medida, algunas de las ideas de Sigmund Freud en las que se establece que el cuerpo humano sería regido por la mente.
Debido a los muchos años de investigaciones llevadas a cabo por el Dr. Pert y muchos otros, el cerebro emocional ya no puede limitarse a sólo las amígdalas, el hipocampo y el hipotálamo. Hay muchas otras localizaciones anatómicas donde existen altas concentraciones de casi todos los receptores de neuropéptidos, tales como la médula espinal. Esta es el área dentro del sistema nervioso donde se procesan todas las sensaciones corporales. Las altas concentraciones de receptores de neuropéptidos se encuentran en prácticamente todos los lugares en los que actúa el sistema nervioso, dentro del cual ingresa toda actividad relacionada con los 5 sentidos.

Toda la información sensorial pasa a través de un proceso de biofiltrado, ya que se mueve a través de la sinapsis del sistema nervioso, llegando finalmente a la zona en la que se llevan a cabo los procesos superiores en el lóbulo frontal. Es allí donde la información sensorial entra en nuestra conciencia. La eficiencia del proceso de filtrado que elige qué estímulos nos fijamos en un momento dado, se determina por la cantidad y calidad de los receptores en los puntos nodales. Nuestros cuerpos utilizan neuropéptidos para su desempeño cotidiano, mientras que nuestro cuerpo-mente recupera o reprime las emociones y comportamientos para lograr desenvolverse en un espacio determinado.

El colegio de médicos y cirujanos de la Universidad de Columbia, ha demostrado que el cambio bioquímico comienza a nivel de receptor, es decir en la base molecular de la memoria. Cuando un receptor se inunda con un elemento que sirve de nexo, cambia la membrana celular de manera tal que afecta a la elección de los circuitos neuronales que va a utilizar. Esto es importante para la comprensión de cómo los recuerdos se almacenan no sólo en el cerebro, sino que en una red psicosomática a través de todo el cuerpo, en particular en los receptores nerviosos. La diferencia entre un pensamiento consciente y un mero modelo de pensamiento, es regida por los llamados receptores.

Cantidades abrumadoras de información están siendo empujadas a nuestro cerebro de forma continua. Con el fin de no ser abrumado por ella, el cerebro tiene un sistema de filtrado básico que nos permite prestar atención a algunas e ignorar otras, según su grado de influencia e importancia en nuestra sobrevivencia. Mientras que los neuropéptidos dirigen nuestra atención hacia ciertas actividades, no somos conscientes de lo que se está procesando en otras áreas de nuestro cerebro con el fin de ser recordado y aprendido. Sin embargo tenemos la posibilidad de traer algunas de estas decisiones a un nivel consciente mediante técnicas de visualización. La decisión acerca de qué información sensorial viaja a nuestro cerebro y lo que se filtra desde él, dependerá de lo que los receptores están recibiendo de los péptidos.

La Dra. Pert al leer Anatomía de una enfermedad de Norman Cousins, se maravilló. El texto narra como después de ser diagnosticado con una enfermedad mortal, Cousins rechaza la ayuda ofrecida por los médicos, dejando el hospital. Luego decide registrarse en un hotel y entretenerse sólo con videos de Charlie Chaplin. Básicamente, se dedicó a reír sin importarle mucho lo demás, se reía de él mismo, de la situación, hasta que comprendió que lo que su cuerpo necesitaba era reafirmarse ante la vida y disfrutar de ella. Él cree que la risa provocó liberación de endorfinas que, al elevar su estado de ánimo, habrían colaborado con la erradicación total de la enfermedad. Esta experiencia leída, confirmaba a la Dra. Pert, su trabajo acerca de los neuropéptidos.

La Dra. Pert llegó a la conclusión de que tal vez las células cancerosas eran macrófagos y que, de alguna manera, mutaban hasta enfermar al cuerpo. Esta era su explicación de las metástasis, como células que viajaban a veces sin saber cómo, hacia sitios muy lejanos del foco de la enfermedad. En su investigación, se utilizaron anticuerpos que suelen enlazar a los macrófagos para comprobar si ellos están también vinculados a las células cancerosas. Lo que descubrieron fue que los macrófagos habían mutado. Las células cancerosas habían surgido originalmente no a partir de las células del pulmón afectado, sino que a partir de macrófagos que habían migrado al pulmón de la médula ósea para participar en la limpieza y la reparación de tejido dañado. En algún lugar y de alguna manera habían mutado convirtiéndose en cánceres con metástasis extendiéndose por todas partes.

La Dra. Pert descubrió que había una conexión clara entre el cáncer, el sistema inmunológico, y la toxicidad en el cuerpo, y publicó un artículo en la revista Science. Empezó a creer que habían encontrado el mecanismo subyacente que explica cómo el cáncer responde a la toxicidad de los contaminantes ambientales, ya sean de aire o químicos presentes en la dieta. La investigación arrojó que los mismos péptidos que se encuentran en el cerebro también estaban en el sistema inmunológico, y que los sistemas endocrino, nervioso e inmunológico se integraban funcionalmente en lo que parecía ser una red Psicoinmunoendocrina. Los neuropéptidos eran capaces de mostrar claramente las células cancerosas a través de sus receptores, haciéndolos crecer y viajar a diferentes partes del cuerpo.

¿Podría, entonces, un exceso de neuropéptidos liberados por el sistema inmune o por cualquier otro sistema de órganos en el cuerpo, estimular otras formas de cáncer?

Los neuropéptidos, sustancias químicas secretadas por el cerebro y que influyen en el estado de ánimo y el comportamiento, mediante sus receptores, eran capaces de mostrar las células cancerosas y sus múltiples metástasis. La Dra. Pert mostró que, además de las células inmunes, muchos tipos diferentes de células cancerosas fueron descubiertas por medio de los neuropéptidos. Esta se convirtió en su base para pensar que mediante los receptores neuropéptidos de las células, era muy factible combatir y vencer el cáncer. También señala que los péptidos que no son las únicas sustancias importantes en el proceso de entender el comportamiento del cáncer. Las hormonas sexuales también desempeñan un papel en esta red celular, ya que se demostró que promueven el crecimiento de ciertas células cancerígenas. El estrógeno, por ejemplo, aumenta el crecimiento de ciertos tumores de mama.
En 1985, la Dra. Pert publicó un documento clave en su teoría de las moléculas de la emoción en el Journal of Immunology, el que, en síntesis, expone lo siguiente:

“Un importante cambio conceptual en la neurociencia ha sido impulsado luego de descubrir que la función cerebral es regida por numerosos productos químicos, además de los neurotransmisores clásicos. Muchas de estas sustancias son neuropéptidos, estudiados originalmente en otros contextos como hormonas, péptidos intestinales, o factores de crecimiento. Su número en la actualidad (al año 1985) excede los 50, y la mayoría, si no todos, alteran el comportamiento y el estado de ánimo. Se ha comprobado que ciertas drogas psicoactivas, tales como la morfina, el Valium y la Fenciclidina, han sido de utilidad en el proceso de reconocer esta actividad. Ahora nos damos cuenta de que su especificidad reside a nivel de receptores en lugar de las ya tan conocidas sinapsis clásicas. Estos receptores de neuropéptidos se producen en las células móviles del sistema inmune. Los neuropéptidos y sus receptores se unen de este modo en el cerebro, glándulas, y en el sistema inmunológico a una red de comunicación entre el cerebro y el cuerpo, lo que probablemente representaría el sustrato bioquímico de la emoción”.

5 pasos para establecer intenciones poderosas por: Deepak Chopra

Una intención es el punto de inicio de cualquier sueño. Es el poder creativo que satisface todas nuestras necesidades ya sea de dinero, relaciones, despertar espiritual, o amor. Todo lo que sucede en el universo comienza con una intención. El decidir comprar un regalo de cumpleaños, el mover el dedo gordo del pie, el llamar por teléfono a un amigo, todo comienza con una intención.

Los sabios de la india observaron hace años que nuestro destino es finalmente forjado por nuestras más profundas intenciones y deseos. El texto Védico clásico conocido como Upanishads declara: “Eres lo que es tu más profundo deseo. Como es tu más profundo deseo, también es tu intención. Como es tu intención, también es tu voluntad. Como es tu voluntad, también serán tus acciones. Como sean tus acciones también será tu destino”.

Una intención es un impulso de conciencia dirigido que contiene la semilla de aquello que buscamos crear. Como todas las semillas, las intenciones no pueden crecer si nos aferramos a ellas. Sólo cuando liberas tus intenciones a las profundidades fértiles de tu conciencia podrán crecer y florecer. En mi libro, Las Siete leyes Espirituales del Éxito, la ley de la intención y del deseo establece los cinco pasos que debes seguir para explotar el poder de la intención y crear cualquier cosa que desees.

1. Introdúcete en la brecha.

La mayor parte de nuestro tiempo nuestra mente está ocupada en pensamientos, emociones y memorias. Más allá de este diálogo interno está un estado de conciencia pura al que algunas veces se le conoce como “la brecha”. Una de las herramientas más efectivas que tenemos para entrar a la brecha es la meditación. La meditación te lleva más allá de la mente del ego, y te lleva al silencio y a la quietud de la conciencia pura. Este es el estado ideal en el cual tú plantas las semillas de la intención.

2. Libera tus intenciones y deseos.

Una vez que te hayas asentado en un estado de conciencia en descanso, libera tus intenciones y deseos. El mejor momento para plantar tus intenciones es durante el período posterior a la meditación, mientras tu conciencia permanece centrada en un silencioso campo en donde caben todas las posibilidades. Después de restablecer una intención, déjala ir, simplemente deja de pensar en ella. Continúa este proceso unos minutos después de tu periodo de meditación cada día.

3. Permanece centrado en un estado de conciencia en descanso.

La intención es mucho más poderosa cuando viene de un lugar de serenidad, que cuando proviene de un sentido de falta o de necesidad. Debes permanecer centrado y rehusarte a ser influenciado por los pensamientos, críticas o dudas de otras personas. Tu ser más elevado sabe que todo está bien y que todo estará bien, aún sin saber el momento o los detalles de cuándo es que eso sucederá.

4. Desapégate del resultado.

Deja ir tu apego rígido a un resultado específico y vive en la sabiduría de la incertidumbre. El apego se basa en el miedo y la inseguridad mientras el desapego está basado en una creencia incuestionable en el poder de tu verdadero ser. Si tu intención es que todo salga como debe de salir, déjala ir y permite que las oportunidades y las aperturas se presenten por sí solas en tu camino.

5. Deja que el universo maneje los detalles.

Tus intenciones concentradas ponen en movimiento el infinito poder organizador del universo. Confía en ese poder organizador infinito para orquestar la total satisfacción de tus deseos.No escuches a la voz que dice que tienes que estar al mando, que dice que la vigilancia obsesiva es la única manera de que algo se haga. El resultado de que intentes con tanta intensidad el forzar las cosas puede no ser tan bueno para ti como el que viene de manera natural. Has liberado tus intenciones al suelo fértil de la potencialidad pura, y van a florecer cuando la temporada sea la correcta.

El amor no es una relación por: Osho

El amor es un estado; no tiene nada que ver con nadie más. Uno no se enamora, uno es amor. Por supuesto, si eres amor estás enamorado ése es el resultado, la consecuencia, pero no el origen. El origen es que eres amor.

¿Quién puede ser amor? Evidentemente, si no eres consciente de quién eres, no podrás ser amor. Serás miedo. El miedo es exactamente lo contrario del amor. Recuerda que el odio no es lo contrario del amor, como la gente piensa. El odio es amor al revés, no es lo contrario del amor. Lo contrario del amor realmente es el miedo.

Con el amor te expandes, con el miedo te encoges. Con el miedo te cierras, con el amor te abres. Con el miedo dudas, con el amor confías. Con el miedo te quedas en soledad. Con el amor desapareces; se desvanece la cuestión de la soledad. Si no existes, ¿cómo te puedes sentir solo? Entonces, estos árboles, los pájaros, las nubes, el sol y las estrellas están dentro de ti. El amor es cuando conoces tu cielo interno.

Los niños no tienen miedo; los niños nacen sin miedo. Si la sociedad puede ayudarles y apoyarles para que permanezcan sin miedo, si les ayuda a subirse a los árboles y a las montañas, y a nadar en el mar y los ríos, si la sociedad puede ayudarles con todos sus medios a ser aventureros, aventureros de lo desconocido, y si la sociedad puede provocar una búsqueda en vez de darles creencias muertas entonces, los niños se volverán grandes amantes, amantes de la vida. Ésta es la verdadera religión. No hay mayor religión que el amor.

Medita, baila, canta y profundiza más en ti mismo. Escucha a los pájaros más atentamente. Mira las flores con asombro, con admiración. No te vuelvas erudito, no etiquetes las cosas. Eso es la erudición, el maravilloso arte de etiquetarlo todo, catalogarlo todo. Conoce gente, mézclate con la gente, con toda la gente que puedas, porque cada persona expresa una faceta de Dios distinta. Aprende de las personas.

No tengas miedo, la existencia no es tu enemigo. La existencia te cuida, la existencia está dispuesta a apoyarte de todas las formas posibles. Confía y empezarás a sentir un considerable aumento de energía. Esa energía es amor. Esa energía quiere bendecir a toda la existencia, porque cuando estás en esa energía te sientes bendecido. Y cuando uno se siente bendecido, ¿qué otra cosa puede hacer sino bendecir a toda la existencia?

El amor es un profundo deseo de bendecir a toda la existencia.

-Osho-

Tu eres el reflejo de tu pareja

Nuestra relación con el inconsciente siempre es ambivalente; nos atrae y nos atemoriza. No menos ambivalente suele ser nuestra relación con la pareja; la queremos y la odiamos, deseamos poseerla plenamente y librarnos de ella, la encontramos maravillosa e irritante.

En el cúmulo de actividades y fricciones que constituyen una relación no hacemos más que andar a vueltas con nuestra sombra. Por ello, es frecuente que personas de carácter opuesto congenien. Los extremos se atraen; esto lo sabe todo el mundo, y no obstante siempre “nos asombra que se lleven tan bien siendo tan distintas”.

Nuestra relación con el inconsciente siempre es ambivalente; nos atrae y nos atemoriza. No menos ambivalente suele ser nuestra relación con la pareja; la queremos y la odiamos, deseamos poseerla plenamente y librarnos de ella, la encontramos maravillosa e irritante.

En el cúmulo de actividades y fricciones que constituyen una relación no hacemos más que andar a vueltas con nuestra sombra. Por ello, es frecuente que personas de carácter opuesto congenien. Los extremos se atraen; esto lo sabe todo el mundo, y no obstante siempre “nos asombra que se lleven tan bien siendo tan distintas”.

Mejor se llevarán dos personas cuanto más distintas sean, porque cada una vive la sombra de la otra o para ser mas exactos, cada una hace que su sombra viva en la otra. Cuando la pareja está formada por personas muy parecidas, aunque las relaciones resulten más apacibles y cómodas, no suelen favorecer mucho el desarrollo de quienes la componen; en el otro sólo se refleja la cara que ya conocemos; ello no acarrea complicaciones pero resulta aburrido. Los dos se encuentran mutuamentemaravillosos y proyectan la sombra común al entorno, al que juntos rehuyen.

En una pareja sólo son fecundas las divergencias, ya que a través de ellas, enfrentándose a la propia sombra descubierta en el otro, puede uno encontrarse a sí mismo. Está claro que el objetivo de esta tarea es encontrar la propia identidad total.

El caso ideal es aquel en el que, al término de la convivencia, hay dos personas que se han completado a sí mismas o, por lo menos “renunciando al ideal”, se han desarrollado, descubriendo partes ignoradas del alma y asumiéndolas conscientemente. La asociación de la pareja ha alcanzado su objetivo cuando el uno ya no necesita del otro. Sólo en este caso se demuestra que la promesa de “amor eterno” era sincera.

El amor es un acto de la conciencia y significa abrir la frontera de la conciencia propia para dejar entrar aquello que se ama. Esto sucede sólo cuando uno acoge en su alma todo lo que la pareja representaba o dicho de otro modo, cuando uno ha asumido todas las proyecciones y se ha identificado con ellas. Entonces la persona deja de hacer las veces de superficie de proyección, en ella nada nos atrae ni nos repele, el amor se ha hecho eterno, es decir, independiente del tiempo, ya que se ha realizado en la propia alma.

Estas consideraciones siempre producen temor en las personas que tienen proyecciones puramente materiales, que depositan el amor en las formas y no en el fondo de la conciencia. Sólo se plantean problemas cuando dos personas “utilizan” su asociación de forma diferente, y mientras una reconoce sus proyecciones y las integra, la otra se limita a proyectarse. En este caso, cuando uno se independiza, el otro se queda con el corazón destrozado. Y cuando ninguno de los dos pasa de la fase de proyección, tenemos un amor de los que duran hasta la muerte, y después, cuando falta la otra mitad, viene el desconsuelo.

Dichoso el que comprenda que a uno no pueden arrebatarle aquello que ha asumido en su interior. El amor o es uno o no es nada.

Tu actitud es el mejor accesorio que llevas puesto

image

 

El modo en que veamos las cosas, las valoremos y permitamos que impacten en nosotros puede cambiar nuestra forma de percibir el mundo. Podríamos decir entonces, que somos nosotros con nuestras actitudes, quienes damos forma a todo lo que acontece a nuestro alrededor.

Seguro que en alguna ocasión te has encontrado con ese tipo de personas que van siempre a la defensiva, que buscan siempre los dobles sentidos y la cara más negativa de toda moneda. Son actitudes cerradas, poco receptivas e incluso inmaduras. Su mundo, es poco más que un túnel sin salida.
La realidad adquiere sentido a través de nuestros pensamientos, nuestros afectos y atribuciones. Lo que piensas lo creas, de ahí que sea esencial tu actitud hacia la propia vida y el modo en que permites que las cosas lleguen a ti.
Actitud y personalidad están siempre relacionadas.

No obstante, mientras la primera puede cambiarse y reestructurarse hacia un enfoque más abierto y positivo, nuestra personalidad tiene unas raíces muy largas y nadie puede ni va a cambiar de la noche a la mañana.

Todos vivimos momentos oscuros, y el día a día trae siempre esas nubes grises que no se escampan solo con soplar, solo depende de la actitud con la que tomemos las cosas que vienen, sabiendo que todo en la vida tiene una razón de ser y un para qué.

“La vida siempre tiene días grises y días negros. Por ello, basta con abrir el paraguas y esperar a que escampe. No hay prisas, cuando menos lo esperes la tormenta se habrá callado y el día será aún más luminoso”.
Tu actitud y el modo en que asumes las cosas que te suceden

Y tú… ¿De qué manera afrontas las cosas que gusta traerte la vida de vez en cuando? En primer lugar cabe señalar que las actitudes se edifican a través de nuestras creencias, pero también por nuestras emociones, de ahí, que en ocasiones, y dependiendo de nuestro estado de ánimo reaccionemos de un modo u otro.

Recuerda siempre que puedes controlar tu actitud hacia las cosas. La diferencia entre un buen día y un mal día dependerá no de la ropa que lleves puesta, o de cómo te traten los demás. Está en tu actitud y en esa fuerza implícita que es capaz de afrontarlo todo.

Cómo mantener siempre una actitud positiva ante la vida

No es fácil ni siquiera “esperable” que podamos mantener una actitud positiva cada día de nuestras vidas. Todos tenemos momentos bajos, y no por ello somos más o menos fuertes. Somos seres humanos y por tanto vulnerables, no obstante no lo dudes nunca: en tu vulnerabilidad también está tu fuerza.

La actitud positiva debe trabajarse cada día. Es como una cuerda que hay que tensar para que el viento nos lleve ahí donde deseamos, y por ello debemos mantener el control de las tres dimensiones antes señaladas: los pensamientos, las emociones y nuestro comportamiento. Ten en cuenta estas sencillas dimensiones.

Aumenta tu amor propio: cree en ti mismo, valórate y asume que tienes derecho a equivocarte. Eres el dueño de tu destino, y tu actitud es la brújula que irá permitiéndote subir montañas, siempre y cuando tú mismo te lo permitas, y por su puesto, creas en ello.

El poder de los lazos con los hermanos

image

 

El amor que sentimos por nuestros hermanos es tan difícil de explicar. Este sentimiento que nos une es algo tan fuerte, hermoso, puro e indestructible que nos unirá para siempre. Este amor incluye una mezcla de cuidados, demasiadas complicidades y no se digan las interminables peleas, porque ¿Quién no ha peleado con su hermano?. Este amor significa el estar siempre juntos, más allá de las edades, más allá de nuestra forma de ver las cosas, más allá de todo.

El tomar caminos diferentes es parte de la vida, aunque nos separemos, siempre estamos unidos por ese lazo que aunque es difícil de explicar, sabemos que tenemos todos los hermanos y es por ello que aunque vayamos por diferentes caminos, siempre estaremos uno para el otro. Esa hermosa sensación que sentimos, en la que ya no nos entra más amor y emoción en el pecho, que cuando nos vemos crecer y nos damos cuenta de todo lo que hemos pasado juntos.

Este amor hace que queramos regresar el tiempo para volver a construir esa última cueva con los cojines de la sala, realizarle una última broma a nuestra madre diciéndole que te había atropellado mientras jugábamos en la calle, o al menos revivir alguno de los tantos maravillosos momentos que pasamos en nuestra niñez juntos. El saber que nada jamás podrá separarnos, que siempre habrá una razón por mas insignificante que parezca para estar en contacto, me pone tranquilo, puesto que nunca quiero perderte.

Risas, peleas, despedidas, abrazos y llantos compartidos son aquellos momentos que nos hicieron crecer y nos hicieron más fuertes juntos. Grandes momentos que nos unieron única y exclusivamente a nosotros; más y más.

El ser hermanos significa que aunque estemos peleados, siempre buscaremos el bienestar uno del otro. Miento al decirte que mis ojos no se llenan de lágrimas cuando miro hacia atrás y observo todas aquellos hermosos momentos que se quedan como recuerdos. Recuerdos que guardo en mi corazón.