¿Cómo cambiar la percepción positivamente?

Cambia tu percepción, postura u opinión de la situación y esto será lo que te ayudará a cambiar tu reacción. El filósofo griego Epicteto lo dijo de manera maravillosa hace más de 2.000 años: “La gente se perturba, no por las cosas que les sucede, sino por los principios y opiniones que se forman de estas. Cuando se nos obstaculiza, perturba o aflige, no lo atribuyamos a los demás, sino a nosotros mismos, es decir, a nuestros propios principios y opiniones”.

La ciencia del comportamiento moderno apoya esta moción. El psicólogo Albert Ellis, famoso por el desarrollo de la terapia racional emotiva conductual, explicó que “el cómo” se reacciona a los acontecimientos está determinado en gran medida por tu “visión” de estos acontecimientos, no por los acontecimientos en sí. Aquí hay cinco maneras fáciles de cambiar la percepción positivamente

1. Admitir cuando no estas feliz.

No se puede cambiar nada si no eres consciente de que algo necesita ser cambiado. Detén el ciclo en donde deseas que las cosas sean diferentes y toma el control de tus pensamientos y reacciones a los acontecimientos y las personas.

2. Toma conciencia de que el optimismo es una elección.

No naces con una actitud positiva o negativa. Es algo que surge a través de tu perspectiva de experiencias. Muy pocas situaciones son completamente malas en sí. Siempre trata de sacar de tres a cinco perspectivas positivas de cualquier situación desafiante y escríbelas para que puedas recordarlas.

3. Utiliza palabras positivas.

Utiliza frases como: “Hay esperanza” o “Vamos a encontrar una solución”. Las palabras que se usan cuando se habla y piensa, tienen un impacto muy importante en tu actitud y perspectiva emocional.

4. Rodéate de gente con buenas vibras.

Trata de rodearte de amigos que exudan energía positiva. Presta atención a las palabras que usan cuando hablan contigo. Te sorprenderás de lo fácil que es determinar si son una influencia positiva o negativa.

5. Repite una afirmación diaria.

Encuentra una frase que sea significativa para ti y dila en voz alta todas las mañanas. “Algo maravilloso va a suceder hoy”. Esto envía tu energía en una dirección anticipante y positiva. Es un método muy simple y eficaz para la reconversión de tu mente subconsciente.

A medida que pasa el tiempo y lo practiques, te das cuenta cómo ocurre un cambio real en tu actitud.

David Zulberg

superando las heridas de la infancia

Hay personas que por fuera parecen de 20, 30 o 40 años, pero en su interior son como si se hubiesen quedado en su mas tierna infancia, aún añoran el amor que les hizo falta cuando eran pequeños. Y se quedan así hasta el momento en el que por su cuenta aprenden a encontrar la satisfacción en sí mismos. Cada etapa tiene sus necesidades, es decir, la forma en que requerimos del cuidado y amor de los padres cambia año tras año. En la etapa temprana de la niñez se forma la confianza, por eso en este punto de la vida el amor se expresa con los cuidados de la madre y su atención a las necesidades del niño. Si durante esta fase el cariño de la madre es poco constante o ella rechaza a su hijo, eso puede causar en él desconfianza y temor excesivo por su bienestar. En la vida adulta es difícil establecer contacto con este tipo de personas; cuando entablan una relación de pareja es común que sientan la necesidad de probar a la otra persona, sometiéndola a situaciones que la hagan demostrar su fidelidad. Cuando se trata de relaciones interpersonales especialmente cercanas, pueden sentirse vulnerables e indefensos.
Un par de años mas tarde, a los 2 o 3 años de edad, el niño aprende a ser autónomo y desarrolla el auto-control. Si los padres dificultan el desarrollo de estas áreas, por ejemplo haciendo ellos lo que el niño puede hacer por si mismo sin dificultad, o por el contrario esperan que haga cosas que le serían imposibles, entonces se crea la sensación de vergüenza. Por otro lado, si los padres corrigen en exceso a su hijo sin tener en cuenta las necesidades reales y naturales de su edad, es de esperar que el nño tenga problemas para controlar el mundo que lo rodea, y controlarse a sí mismo. Ya siendo adultos, en vez de ser seguros de sí mismos, este tipo de personas sienten que los demás los analizan detalladamente y los tratan con desconfianza y/o desaprobación.

A la edad de 3 a 6 años el amor se demuestra incentivando la independencia, apoyando la iniciativa, la curiosidad y la creatividad. Si los padres no permiten que el niño actúe de manera autónoma en esta fase, y responden con castigos desmesurados al comportamiento del pequeño, se desarrollará en él el sentimiento de culpa La vida adulta de una persona con este tipo de carencias se caracteriza por la falta de enfoque y resolución para trazarse metas reales y alcanzarlas. Además, el constante sentimiento de culpa puede ser la causa de pasividad, impotencia o frigidez, y también de comportamiento psicopático.

En la edad escolar se desarrollan la diligencia y el amor al trabajo. Si en este periodo se duda de las capacidades del niño o de su estatus con relación a otros de la misma edad, eso puede quebrantar el deseo de seguir estudiando, y también puede dar paso al sentimiento de inferioridad que en el futuro acabará con su propia seguridad en su capacidad de ser un miembro activo y productivo de la sociedad. Si los niños perciben los logros escolares y el trabajo como el único criterio que determina su éxito, entonces en la vida adulta ellos seguramente se convertiran en la así llamada “masa trabajadora” en la jerarquía de roles de la sociedad establecida.

Sanando a tu niño interior

Podrías empezar por extenderle la mano a tu niño interior, y ayudarlo a crecer. Para eso busca una fotografía tuya de cuando eras pequeño, o sencillamente imagínate al niño que vive en tí. ¿cuántos años tiene? ¿cómo se ve? ¿en qué piensa? ¿quién está a su lado? ¿que le preocupa? Habla con él.

Toma una hoja de papel y dos lápices de colores diferentes, uno con la mano derecha y el otro con la izquierda. Si eres diestro, con tu mano derecha será tu “yo” adulto quien escriba, y con la izquierda será tu “yo” niño quien tome la palabra. Si eres zurdo, lo haces al contrario. Ahora solo se trata de tí y tu niño interior. ¿Quién hablará primero? ¿como empezará la conversación? Las respuestas que obtendrás podrían ser inesperadas y sorprendentes.

Ahora, ya que encontraste a tu niño interior y estás hablando con él, es la hora de que entre los dos surja una relación: Conversa con ese niño todo el tiempo que él quiera, Pregúntale qué le hace falta: dale lo que pida. Llámalo por su nombre (el tuyo), dile palabras dulces y amorosas, exprésale tu amor, recomiéndale algo. Sé para él el padre que necesitabas cuando tenías esa edad.
Irina Parfénova

Pranayama para sanar el dolor de cabeza y cansancio

La respiración óptima nos permite tomar suficiente oxígeno para llevarlo a la sangre y al cerebro, potenciando nuestras capacidades mentales. Como es una función automática (controlada por el bulbo raquídeo), al hacerla consciente estamos activando una parte del cerebro más sofisticada (la corteza cerebral) y lo convertimos en un ejercicio mental. Nos sentimos llenos de energía, pero también por esto hace que tengamos unas facultades mentales (memoria, intelecto, razón, concentración) más desarrolladas.

Pranayama (respiración que cura): En el mundo físico, la nariz tiene dos lados, un lado derecho y un lado izquierdo; generalmente, usamos ambos lados para respirar. En la realidad física-espiritual, ambos lados son muy diferentes y por consiguiente tienen funciones diferentes:

La derecha representa el Sol.
La izquierda representa la Luna.
dolor de cabeza, prueba cerrar la fosa nasal derecha y utiliza la izquierda para respirar. Dentro de unos cinco minutos aproximadamente, el dolor de cabeza debe desaparecer. Si te sientes cansado (estresado) haz lo contrario: Cierra la fosa nasal izquierda y respira por la derecha. Con este ejercicio, en unos momentos, tu mente se sentirá aliviada.

El lado nasal derecho pertenece al “calor” (que simboliza a El Sol), de modo que se calienta mas rápidamente. El lado nasal de la izquierda es el que pertenece al “frío” (que simboliza a La Luna).

La mayoría de las mujeres respiran por el lado izquierdo de la nariz, luego, se enfrían mas rápidamente. La mayoría de los hombres respiran por la fosa nasal derecha y eso les influye, definitivamente, en su forma de vida.

Presta atención, en el momento de despertar, de qué lado respiras mejor, ¿del lado derecho o del izquierdo?. Si es por la izquierda te sentirás cansado. A continuación, cierra la fosa nasal izquierda y utiliza la derecha para respirar, te sentirás aliviado rápidamente.

Si sufres de dolores de cabeza literalmente todas las noches, sintiéndote incapacitado hasta para estudiar, si tomas muchos analgésicos, pero no funcionan por mucho tiempo, puedes probar con esta terapia de respiración.

Esto puede y debe ser enseñado a los niños, pero es más eficaz si se es practicado por los adultos. Esta terapia alternativa natural y sin medicamentos es algo en lo que ya se tiene experiencia comprobada. Este ejercicio no es recomendado para mujeres embarazadas o en período de menstruación.

Dime que te duele y te diré que necesitas perdonar

Para vivir plenamente, aprendamos a escuchar lo que dice nuestro cuerpo. La primera vez que me percaté de ello fue al leer el libro de Louise L. Hay “Tú puedes sanar tu vida”, después fui descubriendo que en diferentes filosofías y tendencias sobre el pensamiento y crecimientos personal y espiritual -como la metafísica, la programación neurolingüística, terapia gestalt, theta healing, ressonance patter, reiki , bioenergía y hasta en el yoga- se explica que, aún cuando en algunos casos las enfermedades se deben a un gen, la mayoría de las personas sufren y padecen males porque, acumulan resentimientos, odio, cólera, furia, viven aferrados al pasado y a las ideas del pasado, cargan cólera, odio, tristeza, viven para complacer a los demás o según los patrones establecidos como correctos, no se aceptan a sí mismos y carecen de amor propio de manera incondicional, cargan sentimientos de culpa, frustraciones, resentimientos y demás emociones que surgen a través de los pensamientos que no controlan y que llega un momento en el que el cuerpo dice, pues esto tiene que salir por algún lado y es a través de cantidad de síntomas o enfermedades, que es el cuerpo hablando.

Hay que aprender a escuchar qué es lo que nos quiere decir, para, desde ahí, ir a la situación que nos genera malestar sanarla y vivir sin hacernos tanto daño. Muchas veces el cuerpo grita lo que la boca calla, y entonces la cosa estalla en situaciones nada agradables.

De acuerdo a la parte del cuerpo donde se presenta el signo, habrá una explicación emocional para el mismo. Quienes han estudiado el tema por años, afirman, ya que estoy convencido de que te vas a identificar con alguna de las causas:

Por ejemplo muchas veces una gripa representa lágrimas no lloradas o reprimidas y éstas buscan salir por donde sea; mientras que si te duele la garganta, es porque tienes cosas pendientes de decir, no eres capaz de comunicar tus aflicciones. El cuello representa tu flexibilidad como persona; el dolor en los tobillos, el avance o la resistencia que tienes ante la vida. Quienes usan lentes o tienen problemas para escuchar es porque cosas que ven o escuchan que no les son agradables. Los problemas estomacaleshablan de la convivencia y además la habilidad para digerir las situaciones. Otra parte del cuerpo que recibe muchas de nuestras emociones es la espalda. Según los expertos, las molestias en la espalda baja usualmente reflejan preocupaciones económicas o sensación de falta de apoyo, la espalda alta cuando presenta molestias nos dice que estamos cargando cosas que no nos corresponden.

Más ejemplos: se dice que si tienes problemas con tus muslos es relacionado con lo que los demás esperan de ti o lo que crees que esperan los otros de ti; si la situación es con las pantorrillas, está vinculado a lo que yo espero de mí mismo. En el caso de las rodillas, tiene que ver con cómo articulo las expectativas externas y las internas, se dice también que es cuando tu orgullo no se doblega. Si se trata de los tobillos, la situación es cómo vinculo mis expectativas con la realidad; mientras que más abajo, relacionado con los pies, habla del apoyo, soporte y equilibrio. Si te duele la frente, es relacionado con la manera en la que enfrentas el mundo. Los problemas del corazónson relacionados con problemas emocionales básicos, de afectos primarios. Y, depende de la manera en la que asimiles el mundo, sufrirás de problemas con los dientes y encías. El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan, las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas, la presión arterial, sube cuando el miedo aprisiona.

Entre otros, se dice también que si acumulas un volumen excesivo en las caderas, quizá estés cargando con sentimientos de culpa o deseos de vergüenza o con un miedo residual a agresiones sexuales que convertiste en peso para protegerte.

Ahora bien, también influye el lado del que sientes los padecimientos:

El lado izquierdo es el lado receptivo, maternal y femenino del ser. El derecho es el lado masculino, con empuje, orientado hacia el exterior, hacia el mundo. La tendencia podría indicar un rechazo dentro de ti de los aspectos masculinos o femeninos, y una necesidad de auto-perdonar, sanar, conciliar o de identificar la persona que activa esto en ti.

De acuerdo al abordaje en Bioenergética, también se explican los síntomas que se manifiestan en los seres humanos de acuerdo al Primer principio es el de la lateralidad. En el lado izquierdo del cuerpo se reflejan las relaciones familiares significativas: padre, madre, hermanos, hijos. En el caso del lado derecho, se muestran las sociales: vecinos, pareja, amigos, trabajo. Esto quiere decir, que dependiendo del lado donde se presenta el síntoma, hay que revisar una vinculación familiar o una social.

Existe un modelo de relación entre las emociones y los síntomas físicos desarrollado por el hipnoterapeuta John Kappas que nos puede dar también de lo que puede estar sucediendo en el plano emocional cuando desarrollamos ciertos síntomas en áreas específicas del cuerpo.

Por ejemplo, el especialista menciona el síndrome del llanto, que involucra el plexo solar hacia arriba, el pecho, la cabeza y la nuca y está relacionado con la incapacidad de tomar una decisión con respecto al acto de otra persona o por un condicionamiento anterior que dificulta la toma de decisiones. Su característica más común es el dolor de cabeza. A causa de la frustración generada por la indecisión, el cerebro ordena al cuero cabelludo tensarse lo que produce dolor. A veces la tensión es tan severa que comprime las venas y produce migraña. Otro de los síntomas muy reconocibles de este síndrome son: la cristalización de los ojos, la relajación de los conductos lacrimales que gotean continuamente en los ojos, la congestión de los senos nasales, la contracción de los músculos de la garganta, la presión gástrica sobre el pecho, la tensión de los músculos de las mandíbulas o apretar los dientes.

Cada una de estas reacciones físicas puede estar asociada con una causa emocional o mental. Así, según esta teoría, la presión en la cabeza representa la incapacidad de tomar decisiones; los ojos lacrimosos y la congestión de los senos nasalessimbolizan negarse a ver la situación que causa la indecisión; la contracción de la garganta, la tensión de los músculos de las mandíbulas o apretar los dientes es un resultado de negarse a hablar del tema de indecisión.

La indecisión puede convertirse en frustración y ésta en melancolía, depresión y finalmente inercia. La indecisión crónica se puede clasificar como problema mayor en nuestra sociedad actual de movimientos rápidos, en particular en personas de edad comprendida entre los quince y los treinta y cinco años.

Cuando las áreas afectadas son los hombros, la parte superior de la espalda y de la columna, se ubican dentro del síndrome de la responsabilidad. Esto ocurre cuando los motivos psicológicos son excesiva responsabilidad, temor al peso de la responsabilidad o negligencia, no aceptación o no asunción de responsabilidad.

Cuando las áreas afectadas son las ingles, el estómago y la parte baja de la espalda, esto es debido al síndrome de culpa y frustración sexual, que se presenta por la culpabilidad sexual relacionada con la religión, sentimientos de culpas por infidelidad y promiscuidad, sentimientos de incapacidad sexual, temor a agresión sexual y demás. Los síntomas pueden ser calambres gástricos, estreñimiento, acidez, dolores menstruales excesivos, menstruación demasiado abundante o ausente, infecciones vaginales o cistitis, presión o dolor en la próstata o los testículos y problemas de riñón.

Y por último, el especialista señala el síndrome de lucha o alcance, en el cual, las áreas afectadas son los brazos, las manos y los dedos. Las causas psicológicas son la necesidad de expresar, con la correspondiente negación o supresión de esa necesidad, la incapacidad de alcanzar lo que uno desea por falta de autoestima y un importante sentimiento de profundo rechazo por querer alcanzar metas inalcanzables. Los síntomas son verrugas o pequeñas ampollas.

El segundo principio es el de verticalidad, según el cual en cada zona del cuerpo se reflejan diferentes aspectos. En la cabeza, se mira lo abstracto, las ideas, lo fantástico. En esta parte del cuerpo tengo mi identidad, mi ego, mi imagen. Los síntomas entre cuello y cintura, pueden estar vinculados a la vitalidad y a los afectos. “Allí tengo los órganos que necesito para estar vivo, como el corazón y los pulmones”. Entre la cintura al vientre (parte baja del tracto digestivo), se manifiestan los temas que tienen que ver con los desechos, eso que no sirve o no es nutritivo, eso que debe permanecer poco tiempo en el cuerpo.

Los temas de identidad sexual, pasión, capacidad de trascender, miedos y profundos sentimientos se manifiestan en la zona de los genitales. Las piernas hablan del soporte, el contacto con la realidad y con lo concreto. Mientras que los brazos son los que le permiten a las personas proyectarse al futuro, sin perturbar si equilibrio. Con ellos, se puede colocar distancia o acortarla.

De acuerdo al especialista consultado, para realizar el trabajo desde el abordaje de la Bioenergética, es necesario construir la historia de vida con el paciente y revisar desde allí y desde la observación, cuáles son los bloqueos energéticos que tiene la persona, para poder trabajarlos y desbloquearlos con ejercicios terapéuticos.

Muchas veces el cuerpo grita lo que la boca calla, y entonces… Tus dolores callados, ¿cómo hablan en tu cuerpo?

Como manejar el enojo por: Deepak Chopra

El enojo es una de las emociones más destructivas. Arruina relaciones, intimida a los compañeros de trabajo, y genera sentimientos negativos. Así que resulta sorprendente que sea un asunto que se pase por alto con tanta frecuencia. En algunos ámbitos el enojo incluso se considera positivo, una herramienta para obtener lo que se quiere.
¿Estás Enojado?
¿Qué tanto depende tu enojo de ti mismo? ¿Te has puesto a analizarlo y lo has visto como la emoción negativa que es? La reciente decisión de la NFL de adoptar una postura fuerte en contra de la violencia doméstica, después de décadas de ignorarla, es un señalamiento a la violencia que nos incomoda exponer en la vida diaria. El enojo está enraizado en la naturaleza humana, de eso no hay duda. Y se presenta en toda una gama de variantes, como el justificado sentido de la justicia, el resentimiento insignificante, las fantasías de venganza, el acoso de todo tipo, y la intimidación —todas experiencias humanas muy comunes— antes de intensificarse hasta convertirse en agresión física, delitos y guerra. Todos nos enfrentarnos a la agresión, ya sea como víctimas o como agresores.

Tu enojo únicamente tiene que ver contigo. Nunca lo enfrentarás sino hasta que vayas hacia adentro para analizarte. Acéptalo, date un espacio para sacarlo, puedes pegarle a la almohada, al colchón o a la pelota, saca lo que traes adentro, si lo dejas crecer te enferma.
Una vez que vayas hacia tu interior, ves que el enojo no es parte de tu verdadero yo. Sé tu verdadero yo y se resuelve el enojo.
Vive Tu Verdadero Yo
El nivel del problema no está al nivel de la solución. Para encontrar la solución, ve al fondo de tu conciencia, donde existes como el verdadero yo: ese nivel en todos nosotros que está en silencio, en paz, y satisfecho de existir. El verdadero yo es la fuente de sabiduría que quieres alcanzar; no es fatalismo pasivo. Vale la pena considerar si el viaje al verdadero yo es lo suficientemente valioso para hacerlo.

Cómo vencer los 4 miedos de la vida

El miedo muchas veces es para auto-preservarnos, y también nos limita a vivir la vida más fluida.

1. Miedo a la Soledad.

Hay dos opciones que se pueden considerar. La primera es que el ego trabaja en su banal causa de hacerte creer que realmente estás solo, cuando le das fuerza a esa luz interior, comienzas a mirar con los ojos de tu corazón y empiezas a ser consciente de que siempre tienes la compañía de tu Ser interior y de Dios, si crees en Él. La soledad es una oportunidad de la vida para compartir contigo mismo; y justamente en este momento, empiezan a aparecer aquellas personas que vibrarán con tu misma sintonía e intensidad.

2. Miedo a la escasez.

Superar el miedo a la escasez, requiere de un trabajo contigo mismo. El sentimiento de víctima, es una señal de que el fantasma del miedo esta invadiéndote.
Hay una palabra de siete letras que, cuando la repites, empieza a dar claridad al estado de abundancia que hoy tienes. Esta palabra es “GRACIAS”.
3. Miedo a la enfermedad.

La enfermedad es un desequilibrio de tu estado de conciencia. Cuando empiezas a sentirte débil, está claro que perdiste tu fortaleza interior. “Enfermedad”, es una palabra compuesta del latin “in-firmus”, que significa “Sin Firmeza”. Si comienzas a erradicar las auto-culpas, estarás dejando las cárceles del saboteo mental y te liberas de estas ataduras.

4. Miedo a la muerte.

El miedo a la muerte se supera, cuando tu meta es proyectarte en la Trascendencia de tu entrega, bondad, generosidad, desprendimiento, altruismo, amor al prójimo, capacidad de despojarte, sin condiciones, sin esperar retribuciones, que vivirá en la memoria y los corazones de quienes hiciste contacto en la vida e hiciste felices.

Lo que es el perdón, según un curso de Milagros

Es muy frecuente oír que perdonar es la clave para nuestra evolución espiritual, recientemente estudios revelan que el perdón es un factor importante si deseamos un estado de salud óptimo y libre de estrés. Pero, ¿qué es realmente el perdón?, ¿se puede perdonar realmente?. En nuestra sociedad se ve al perdón como un “regalo”, le estoy otorgando un premio a aquel que me hizo daño, aquello que me causo sufrimiento, eso que tanto me hizo sufrir.

Hace algún tiempo me tope con este libro que cambio mi visión de la vida, y me aclaro muchas de mis dudas, y un punto muy importante es el perdón, citare algunos párrafos y lecciones de los tres libros, al final del articulo encontraran los enlaces de descarga para quienes desean tener y leer Un Curso de Milagros.

He aquí la respuesta a tu búsqueda de paz. He aquí lo que le dará significado a un mundo que no parece tener sentido. He aquí la senda que conduce a la seguridad en medio de aparentes peligros que parecen acecharte en cada recodo del camino y socavar todas tus esperanzas de poder hallar alguna vez paz y tranquilidad. Con esta idea todas tus preguntas quedan contestadas; con esta idea queda asegurado de una vez por todas el fin de la incertidumbre.

La mente que no perdona vive atemorizada, y no le da margen al amor para ser lo que es ni para que pueda desplegar sus alas en paz y remontarse por encima de la confusión del mundo. La mente que no perdona está triste, sin esperanzas de poder hallar alivio o liberarse del dolor. Sufre y mora en la aflicción, merodeando en las tinieblas sin poder ver nada, convencida, no obstante, de que el peligro la acecha allí.

La mente que no perdona vive atormentada por la duda, confundida con respecto a sí misma, así como con respecto a todo lo que ve, atemorizada y airada. La mente que no perdona es débil y presumida, tan temerosa de seguir adelante como de quedarse donde está, de despertar como de irse a dormir. Tiene miedo también de cada sonido que oye, pero todavía más del silencio; la oscuridad la aterra, mas la proximidad de la luz la aterra todavía más. ¿Qué puede percibir la mente que no perdona sino su propia condenación? ¿Qué puede contemplar sino la prueba de que todos sus pecados son reales?

¿Cómo Practicar el Perdón?

Comienza las sesiones de práctica pensando en alguien que no te cae bien, alguien que parece irritarte y con quien lamentarías haberte encontrado; alguien a quien detestas vehementemente o que simplemente tratas de ignorar. La forma en que tu hostilidad se manifiesta es irrelevante. Probablemente ya sabes de quién se trata. Ese mismo vale.

Cierra ahora los ojos y, visualizándolo en tu mente, contémplalo por un rato. Trata de percibir algún atisbo de luz en alguna parte de él, algún pequeño destello que nunca antes habías notado. Trata de encontrar alguna chispa de luminosidad brillando a través de la desagradable imagen que de él has formado. Continúa contemplando esa imagen hasta que veas luz en alguna parte de ella, y trata entonces de que esa luz se expanda hasta envolver a dicha persona y transforme esa imagen en algo bueno y hermoso.

Contempla esta nueva percepción por un rato, y luego trae a la mente la imagen de alguien a quien consideras un amigo. Trata de transferirle a éste la luz que aprendiste a ver en torno de quien antes fuera tu “enemigo”. Percíbelo ahora como algo más que un amigo, pues en esa luz su santidad te muestra a tu salvador, salvado y salvando, sano e íntegro.

Permite entonces que él te ofrezca la luz que ves en él, y deja que tu “enemigo” y tu amigo se unan para bendecirte con lo que tú les diste. Ahora eres uno con ellos, tal como ellos son uno contigo. Ahora te has perdonado a ti mismo.

El Perdón me Ofrece Todo lo que Deseo.

¿Qué podrías desear que el perdón no pudiese ofrecerte?, ¿Deseas paz? El perdón te la ofrece. ¿Deseas ser feliz, tener una mente serena, certeza de propósito y una sensación de belleza y de ser valioso que transciende el mundo? ¿Deseas cuidados y seguridad, y disponer siempre del calor de una protección segura? ¿Deseas una quietud que no pueda ser perturbada, una mansedumbre eternamente invulnerable, una profunda y permanente sensación de bienestar, así como un descanso tan perfecto que nada jamás pueda interrumpirlo?

¿Por qué habrías de buscar una respuesta distinta de la que lo contesta todo? He aquí la respuesta perfecta, la que se da a toda pregunta imperfecta, a las súplicas sin sentido, a tu reticencia a escuchar, a tu poco esmero y a la confianza parcial que tienes. ¡He aquí la respuesta! Deja de buscar. No hallarás ninguna otra en su lugar.

¡He aquí la respuesta! ¿Preferirías quedarte afuera cuando el Cielo en su totalidad te espera adentro? Perdona y serás perdonado. Tal como des, así recibirás. No hay más plan que éste para la salvación del Hijo de Dios. Regocijémonos hoy de que así sea, pues la respuesta que aquí se nos da es clara y explícita, y su sencillez hace que sea inmune al engaño. Todas las complejidades que el mundo ha tejido de frágiles telarañas desaparecen ante el poder y majestuosidad de esta simplísima afirmación de la verdad.

Abre hoy los ojos y contempla un mundo feliz, donde reinan la paz y la seguridad. El perdón es el medio por el que este mundo feliz viene a ocupar el lugar del infierno. Dicho mundo se alza en la quietud para salir al encuentro de tus ojos abiertos y llenar tu corazón de una profunda tranquilidad, según afloran en tu conciencia verdades ancestrales en eterno renacimiento. Lo que entonces recordarás jamás podrá describirse. Sin embargo, tu perdón te lo ofrece.

Nos han criado para la ceguera por: Claudio Naranjo

Candidato al Nobel de la Paz y pionero en la integración de la psicología occidental y las corrientes espirituales orientales, el psiquiatra chileno Claudio Naranjo asegura que “el mal de nuestra cultura es que mira más hacia fuera que hacia adentro”. La educación debería enseñarnos a mirar hacia adentro. Nos han criado para la ceguera, ha señalado con motivo de la publicación del libro “La vida y sus enseñanzas”. Doctor en Medicina y tres veces honoris causa en el campo de la educación y la psicología humanista, Naranjo, a sus 83 años, se define esencialmente como “un buscador”.

Su programa de autoconocimiento SAT es un referente por su combinación de terapia Gestalt -es discípulo de Fritz Perls-, meditación budista y psicología del eneagrama, un sistema que clasifica la personalidad en nueve tipos en función de la pasión que los domine: la ira, el orgullo, la vanidad, la envidia, la avaricia, la cobardía, la gula, la lujuria y la pereza.

“No es muy diferente del concepto cristiano de los pecados”, admite. “En la cultura medieval hubo cierto conocimiento de estos tipos en el ámbito religioso. Pero la religión presenta esas fuerzas como ofensas a Dios, y esa noción de pecado hoy no sirve”. “El eneagrama adopta una perspectiva más humanista y lo adapta a la psicología moderna. Sentir que esas pasiones nos hacen daño a nosotros mismos ayuda a barrer al enemigo interior”, prosigue.

En el libro, Naranjo repasa momentos de su infancia en el seno de un familia acomodada y librepensadora, sus estudios académicos, sus encuentros con sus maestros y experiencias traumáticas, como la pérdida de su hijo de once años en un accidente de tráfico a comienzos los 70’s.

A largo de los años dice haber visto muchas transformaciones en sus pacientes. “Se trata de ayudarles a deshacerse de su ego, de un ser falso”, explica.

“Cada uno que nace en el mundo es una semilla que cae en un terreno donde falta algo. Una parte de la personalidad surge para defenderse de esas influencias nocivas que transmite hasta la mejor intencionada de las familias. Pero esas defensas que sirvieron al niño, de adulto se quedan obsoletas”, añade.

Naranjo define las pasiones como deseos intensos pero carenciales. “Es como querer llenar un hueco a través de sentir más: más lujuria, más dulzura, más perfección. Todos estos son deseos sin fondo, no se sacian, nos sobran, y se sanan a través del autoconocimiento”, sostiene. Las pasiones son parásitos mentales. Uno no vive para sí, sino para su ambición, no vive para realizar sus potencialidades, sino una imagen brillante de sí mismo que le vendieron o que uno siente que necesita para que lo quieran.

En los últimos años, su trabajo se ha centrado especialmente en la formación de educadores.

“Cuanto más peleo por cambiar la educación, más me doy cuenta de las inmensas resistencias del sistema”, asegura. “Es como si la educación quisiera mantenernos dormidos, como si hubiera surgido en la era industrial para tener una fuerza de trabajo obediente, que no hace preguntas”. La raíz de estos problemas, en su opinión, es la persistencia de un modelo de sociedad patriarcal que ha quedado obsoleto.

“La civilización surgió hace 7.000 años como respuesta a una situación dura -hambre, migraciones-, donde era necesaria la actitud darwiniana de supervivencia del más fuerte”, señala. “Eso se trasladó a la ruptura de la democracia familiar, un modelo donde el padre es la autoridad, y que ha sido la fuente de todas las desigualdades del mundo. Primero la esclavitud doméstica de la mujer y luego la esclavitud general, que, aunque no se llama así, es un despotismo laboral, económico que afecta a todos”, añade.

Parte de lo que Naranjo llama el dominio masculino se extiende al imperio de las normas y la razón, frente a lo instintivo. “El instinto del placer está mal visto, no sólo en el cristianismo, sino en todas las religiones y culturas. El patriarcado ha impuesto una especie de castración psicológica que hace que la gente sea menos creativa de lo que podría”.

A la pregunta de cuánto más puede durar esta crisis, Naranjo cree que no mucho más. “Se agota la biosfera, los recursos naturales. Escribí un libro, “La revolución que esperábamos”, cuya idea de base era que nuestra mejor esperanza es la catástrofe”, recuerda.

Que el barco patriarcal se hunda, eso es lo que necesitamos para crear un mundo nuevo. Que ya no funcione la política, la economía, que el pueblo descubra la gran mentira de tantas cosas que han estado idealizadas. Ese es el comienzo de la liberación.

-Magdalena Tsanis-

Te regalo lo que se te antoje por: Conny Mendez

Escribe en un papel, y en orden de importancia para ti, todas las cosas que tú deseas y sin temor de pedir demasiado, pues la fuerza que te voy a dar a conocer no sabe de limitación. Lee tu lista al despertarte y antes de dormir. Piensa a menudo en tus deseos. Goza imaginándolos, y siempre que los recuerdes di: “Gracias Padre que ya has dado la orden de que me sean conferidos!”.

No le cuentes a nadie lo que estás haciendo. Esto es muy importante porque si lo comentas con alguien, se disipa toda la fuerza y no verás realizados tus deseos. Eso es todo.

Ahora… Para mayor satisfacción tuya, sé espléndido contigo mismo. No digas en tu lista que deseas una casita aunque sea chiquitita. Pídela del tamaño que te convenga y te agrade plenamente. Si es dinero, menciona la suma, si es trabajo indica qué clase, el sueldo al que aspiras, las condiciones y la localidad más conveniente para ti.

En tu primera lista pon cosas sencillas para que te vayas acostumbrando tú mismo a ver caer y ocurrir maravillas, pues como jamás has hecho esto, no vas a creer que sea posible, y te advierto que esta duda te puede costar el que no veas lo que has pedido. Es natural que te vengan dudas y desconfianza porque la idea es muy nueva para ti. Pero cuando sientas escepticismo, pesimismo, saca tu lista, reléela y da las gracias de nuevo.

El dar las gracias por lo que aún no se ha visto es la forma más positiva de manifestar la fe. Te va a sorprender que cada vez que leas tu lista, primero vas a tener que tachar algunos puntos porque ya se te habrán realizado. Entonces tendrás que hacerla de nuevo, poniendo otros puntos en los lugares más importantes. No te preocupe esto. Es natural, a todo el mundo le ocurre. Lo que sucede es que tu Yo Superior te va indicando que muchos de estos deseos están ya al alcance de tu mano, mientras que hay otros que no lo están tanto.

Ah…, no te pongas a “dudar” respecto a la manera cómo se te van a dar porque esto es contraproducente. La Gran Fuerza Espirtual está más allá de tu comprensión humana.

Acepta lo que se te da con gratitud, no la interrumpas ni la cohíbas, y sobre todo, no se te ocurra pensar o decir o exclamar cuando veas tus deseos realizados: Cómo va a ser! Esto no parece posible! Si lo que parece es que todo esto se iba a realizar de todas maneras!. Nada de eso. Lo que pasa es que la Gran Fuerza Espiritual (cuyo nombre verdadero es “La Ley de Precipitación”) es completamente impersonal y coloca sus dones en los lugares más armoniosos, más naturales, aprovechando los canales ya establecidos en tu propia vida. A ella no le interesa el exhibicionismo ni la sorpresa. Sólo cumple con su cometido de darte lo que tú pidas, donde mejor convenga.

Conny Méndez.

Reprogramando el alma para amar.

¿Por qué atraemos el mismo tipo de persona?

¿Por qué repetimos el mismo patrón en nuestras relaciones? ¿Por qué anhelamos una relación y cuando nos llega la saboteamos? ¿Por qué deseamos una pareja y cuando finalmente la tenemos, no podemos confiar en ella?

Cuando venimos al mundo somos como una computadora nueva, tenemos el software básico, pero hace falta instalar todos los programas y aplicaciones. Cada experiencia, cada relación representa uno de esas aplicaciones que van moldeando nuestro espíritu. La primera relación que tenemos es con nuestros padres, especialmente con nuestra madre, de ella venimos y de ellas nos alimentamos, las madres son sin dudas nuestro primer amor. Esa relación inicial con nuestros padres, para bien o para mal, nos determina a lo largo de nuestra vida.

Y así poco a poco, con los padres, hermanos, amigos y cualquier tipo de relación que tengamos a lo largo de nuestra vida irán programando nuestro concepto de amor: responsabilidad, confianza, saber dar, cuánto dar, saber recibir, saber cuánto recibir, y la vulnerabilidad.

Cómo reprogramar nuestra alma para amar?

Superando el miedo a ser abandonados, a ser traicionados, a fracasar, a repetir la historia (padres divorciados), a ser vulnerables. Es como una montaña rusa, los primeros segundos son terribles, es el momento previo, hay expectativa y no sabemos, pero cuando arrancamos nos entregamos a la velocidad y al cambio, nos dejamos ir, solo cuando soltamos ese miedo, podremos liberarnos de esos viejos patrones y abrirnos plenamente al amor.
Rastrea “los errores” en el sistema. La familia configura a muy temprana edad y a lo largo de nuestra vida nuestro concepto de amor. Analiza cualquier situación que pudo haber creado un impacto: divorcios, engaños y pérdidas.

También rastrea que otras relaciones te marcaron, ejemplo, la amiga que te traicionó a los quince o el chico que con quien perdiste tu virginidad, pero que nunca te llamó al día siguiente.
Medita, escribe, procesa todos esos eventos que han determinado la manera en cómo amas. Deja que la voz de tu intuición te guíe, una vez que reconozcas el patrón, sabrás cómo evitar caer en el.
Lleva las afirmaciones positivas al siguiente nivel. Algunas veces hemos pegado post en el espejo con frases inspiradoras, aquí en vez de escribirlas y leerlas, las vas a grabar (en el celular las puedes grabar y escuchar todo el tiempo). Al escucharnos le damos fuerza nuestra propia voz, es aún más simbólico que leerlas y por eso su efecto es más poderoso.
Haz una listas con todas las características que tu pareja ideal debe tener, todas las que se te ocurran, luego vas a poner en práctica todo lo que pusiste en esa lista. Uno atrae lo que es, así que es hora de convertirnos en lo que queremos para poder atraerlo. La única manera de reprogramarnos y abrirnos al amor, es instalando un nuevo sistema operativo.
Piensa que eres alguien con quien vale la pena pasar el tiempo. Finalmente los demás pensarán lo mismo de ti.
Irene Abreu