Modelo de carta de merecimiento por: Louis Hay

La carta de Merecimiento, te enseña a Liberarte de tus limitaciones que no te dejan avanzar en tus metas y sueños, y a tener confianza y seguridad, en que vas a lograr todo lo que mereces en la vida.

Modelo de la Carta de Merecimiento.
Yo _________(nombres y apellidos completos) me merezco todo lo bueno. En mi mente tengo libertad absoluta.
Yo _________(nombres y apellidos completos) Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia, en donde me veo de forma diferente. Estoy creando nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida. Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias.
Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo. Y por lo tanto recibo multitud de bienes. La totalidad de las posibilidades está ante mi. Merezco la vida, una vida buena.
Merezco el amor, abundante amor. Merezco la salud.

Merezco vivir cómodamente y prosperar. Merezco la alegría y la felicidad. Merezco la libertad, la libertad de ser todo lo que puedo ser.

Merezco muchas cosas más que todo eso: merezco todo lo bueno. El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud. Porque me lo merezco, lo acepto y sé que es verdad.

Carta de merecimiento por: Louis Hay

El Tratamiento de Merecimiento, te enseña a Liberarte de tus limitaciones que no te dejan avanzar en tus metas y sueños, y a tener confianza y seguridad, en que vas a lograr todo lo que mereces en la vida.

Modelo de la Carta de Merecimiento
Yo _________(nombres y apellidos completos) me merezco todo lo bueno. En mi mente tengo libertad absoluta.
Yo _________(nombres y apellidos completos) Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia, en donde me veo de forma diferente. Estoy creando nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida. Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias.
Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo. Y por lo tanto recibo multitud de bienes. La totalidad de las posibilidades está ante mi. Merezco la vida, una vida buena.
Merezco el amor, abundante amor. Merezco la salud.

Merezco vivir cómodamente y prosperar. Merezco la alegría y la felicidad. Merezco la libertad, la libertad de ser todo lo que puedo ser.

Merezco muchas cosas más que todo eso: merezco todo lo bueno. El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud. Porque me lo merezco, lo acepto y sé que es verdad.

Tratamiento de Merecimiento por: Louise Hay

El Tratamiento de Merecimiento, te enseña a Liberarte de tus limitaciones que no te dejan avanzar en tus metas y sueños, y a tener confianza y seguridad, en que vas a lograr todo lo que mereces en la vida.

Realiza el Tratamiento de Merecimiento de Louise Hay, durante por lo menos 21 días seguidos, como mínimo una vez a la mañana al despertarte y una vez a la noche antes de acostarte. Puedes simplemente leer en silencio las afirmaciones, pero se tornan más poderosas si las escribes en un cuaderno y aún más si las repites en voz alta mirándote frente a un espejo. Al terminar con un tratamiento, puedes seguir con otro, y los puedes repetir todas las veces que creas necesarias.

Yo me merezco todo lo bueno, no algo ni un poquito, sino todo lo bueno.
Yo ahora disuelvo cualquier pensamiento negativo o restrictivo.
Me libero y disuelvo todas las limitaciones del pasado.
Me libero del miedo y limitaciones de la sociedad en la que vivo.
Ya no me identifico con ningún tipo de limitación.
En mi mente tengo libertad absoluta.
Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia, en donde me veo de forma diferente.
Estoy creando nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida.
Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias.
Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo,
por lo tanto recibo multitud de bienes.
La totalidad de las posibilidades está ante mi.
Yo merezco la vida, una vida buena.
Yo merezco el amor, abundante amor.
Yo merezco la salud.
Yo merezco vivir cómodamente y prosperar.
Yo merezco la alegría y la felicidad.
Yo merezco la libertad, la libertad de ser todo lo que puedo ser.
Yo merezco todo lo bueno.
El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud. Porque me lo merezco, lo acepto y sé que es verdad.
Así es, gracias amado Universo.

Cómo estimular las emociones para sanar

Las emociones y los pensamiento influyen en nuestra salud, esto es un hecho mas que confirmado, el efecto placebo así como las remisiones espontáneas pueden dar fe de ello.

Las emociones pueden ayudar o perjudicar según sea su naturaleza, las emociones negativas liberan toxinas y dañan nuestro cuerpo, mientras que las emociones y pensamientos positivos liberan endorfinas y mantienen nuestra salud en optimas condiciones.

El psicologo Paul Ekman, reconocido por sus estudios sobre las emociones y la expresión facial; “Sabíamos que cuando uno experimenta una emoción, la misma se refleja en su cara. Ahora se ha descubierto que lo contrario también es verdad. Uno siente lo que muestra en su cara. Si se ríe uno del dolor, interiormente no sufrirá. Si pone la cara triste, sentirá lo mismo por dentro.”

“La psiconeuroinmunología es un campo científico interdisciplinar que se dedica al estudio e investigación de los mecanismos de interacción y comunicación entre el cerebro (mente/conducta) y los sistemas responsables del mantenimiento homeostático del organismo, los sistemas: nervioso (central y autónomo), inmunológico y neuroendocrino, así como sus implicaciones clínicas”

–George F. Solomon

¿Cómo Estimular las Emociones para Sanar?

1 ) Enfoque Positivo

Aunque sea una frase muy mencionada, y por ello, en ocasiones menospreciada, hoy la ciencia nos demuestra, a través de la psiconeuroinmunología, que es una “realidad muy real”. Comenzar a conectarnos con las cosas, actividades, personas que nos hacen bien y evitar las que no lo hacen, es empezar a decidir desde nuestra consciencia. Desayunar con música en vez del noticiero, meditar en medio de un embotellamiento de autos en vez de llenarse de bronca, mirar una comedia en vez de una película triste, son algunos ejemplos sencillos. Cada situación tiene dos caras, como una moneda, tú decides cual quieres enfocar. Sin dudas, empezar a cultivar el positivismo hasta en los mínimos detalles (por más absurdo que parezca) y evitar las “emociones tóxicas”, constituyen el primer paso.

2 ) Relajación

El estrés debilita nuestras defensas, por lo que aquietar nuestra mente y sus pensamientos es fundamental. Adopta la técnica que prefieras, pero toma algunos minutos del día (los más posibles) para relajarte y dejar la mente en reposo.

3 ) Meditación

Es dejar de pensar, sentir la esencia de nuestro Ser. Muchos piensan que meditar es concentrarse o enfocar la atención sobre una situación para solucionarla, por el contrario, es un estado en donde se logran apagar los pensamientos conscientes de manera tal que podamos percibir fuentes de información más sutiles, es decir, acceder a niveles más profundos de nuestra mente. No existe una buena o mala meditación, es “tu” meditación, independientemente de la técnica que se adopte, el disponerse a meditar ya es bueno.

4 ) Visualización

Es el proceso mediante el cual utilizamos nuestro sentidos: oído, vista, olfato, gusto y tacto para crear imágenes en nuestra mente o sensaciones en nuestro Ser. Es un recurso de sanación antiguo empleado para modificar la realidad material de nuestro cuerpo. Las imágenes mentales tienen una poderosa fuerza de cambio, tanto de nuestra realidad interna como externa. De esta manera, las técnicas de visualización o imaginación creativa tienen por objetivo aprovechar esta fuerza sanadora para beneficiar nuestra salud, estimulando nuestras defensas, colaborando con la reparación de tejidos dañados, aliviando el dolor y reforzando los aspectos positivos de nuestra personalidad.

Ejemplos de visualización pueden ser: imaginar como se desinflama una articulación, imaginar como cicatriza una úlcera, imaginar como hacemos las pases con nuestros “soldaditos” (sistema inmune) para que no nos ataquen o imaginarlos fortalecidos ante la adversidad, imaginarnos a nosotros mismos fortalecidos y evolucionando. Para visualizar se necesitan dos cosas: imaginación y constancia, somos lo que pensamos, pero también somos lo que imaginamos.

Un tipo de inteligencia que involucra la capacidad de monitorear tus propias emociones y las de las de los otros, para discriminar entre ellas, y usar la información para guiar tu propio pensamiento y acción (Mayer & Salovey, 1993:433).
Las situaciones estresantes procesadas por el sistema interpretativo de creencias, de cada individuo, pueden generar sentimientos negativos de miedo, cólera, rabia, depresión y desesperanza. Estas actitudes y emociones activan mecanismos bioquímicos, a nivel del hipotálamo, hipófisis y glándulas suprarrenales, que tienden a deprimir y/o suprimir la respuesta inmune, lo que hace posible el desarrollo de procesos patológicos diversos, el cáncer entre ellos.

Se ha demostrado con claridad que existe una conexión entre la mente y el cuerpo, y es la Psiconeuroendocrinoinmunología la que nos proporciona ahora algunas respuestas, ayudándonos a entender mejor cómo se transforman las emociones en sustancias químicas, moléculas de información que influyen en el sistema inmunológico y en otros mecanismos de curación del cuerpo.

La importancia de una buena relación con tus padres

No importa qué edad tengamos los padres siempre estarán presentes en nuestras vidas.
Ninguna relación es fácil, mucho menos perfecta.

Si estás interesado en conseguir esa relación que tanto quisiste o que tanto quieres con tus padres, te dejamos unos consejos para que encuentres ese equilibrio que buscas entre ambos:

El respeto: La base de cualquier relación que tengas en la vida es sencillamente este valor, trátalos como te gustaría que te tratasen, recuerda que ellos son las figuras de autoridad. Respira cuenta hasta 3 en la discusiones y haz notar tu punto de vista de una forma respetuosa y educada, quedarás mucho mejor y favorecerás la armonía de la relación. Recuerda que aunque seas mayor, independiente, incluso que ya tengas hijos y una familia,el respeto es esencial en cualquier etapa de la vida, da el ejemplo y deja tu orgullo a un lado.

Acepta las consecuencias de tus actos:Suele suceder que en cierto momento de nuestras vidas nuestros padres no dejan un cargo de responsabilidad mucho más grande, ya sea desde cuidar a nuestro hermano pequeño hasta ir a una fiesta. Comprométete y cumple, gánate la confianza de tus padres sin mucho esfuerzo, solo tienes que acatar las indicaciones, esto hará que ellos confíen en ti y como resultado te darán más libertad, ten presente que el día que los defraudes volver a recuperar toda esa confianza será muy difícil.

Tiempo de calidad: El tiempo que pasas con tus padres y familiares es algo que no puedes tomar a la ligera, busca un espacio en tu agenda por más ocupado que estés, al pasar de los años la alegría te invadirá y mirarás al pasado con cariño.

Tus opiniones son importantes: Debes haber escuchado aunque sea un par de veces que la comunicación es la clave de cualquier relación, y es la pura verdad. Tus pensamientos, ideas y opiniones son más importantes de lo que parece, ¡exprésalas! Escucha también las opiniones de tus padres y tenlas en cuenta, poco a poco los irás conociendo de una mejor manera y esto sin duda ayudará a que su relación sea excelente.

Perdona: Quizás sientas que existen daños generados hacia tu persona. El perdón también puedes concedértelo tú mismo en caso de que sientas que has cosas que perjudican la relación con tus padres, perdonar sana, no implica que justifiques lo que pasó, sino que dejes de torturarte por ello.

Sé agradecido, tus padres también son seres humanos con virtudes y defectos, nunca es tarde, para decir gracias, para un abrazo o un te quiero.

Lo que aprendí de la tristeza

¿Por qué rechazamos tanto a la tristeza? Nadie quiere sentirse triste. Se ha puesto tanto énfasis en la búsqueda de la felicidad y en el pensamiento positivo, que corremos el riesgo de olvidar que, para ser personas plenas, es importante ser capaces de sentir plenamente; necesitamos aprender a sobrellevar los momentos difíciles, incluyendo la tristeza,

Tal como lo manifiesta Daniel Goleman en “La inteligencia Emocional”: Todas las emociones cumplen su función en esta vida. “La tristeza nos sumergirá en un refugio para la reflexión; nos envolverá en un estado de recogimiento con la finalidad de permitirnos elaborar la pérdida o fracaso y realizar los ajustes necesarios para el cambio que pueda suponer”.

Mi Querida Tristeza

De ti he aprendido que sentirme triste no es malo; es inevitable. Es necesario. En la vida hay momentos maravillosos y momentos terribles; tú has aparecido con los segundos.

Perdí a personas, dejé atrás etapas, abandoné sueños. Me has acompañado cuando tuve que despedirme de todo aquello que se fue de mi vida. Por ello, te doy las gracias. Tú me retuviste mientras no podía hacer otra cosa más que llorar y, cuando estuve preparado, dejaste que siguiera mi camino. Aprendí que las cosas llevan su tiempo; aprendí a ir más despacio, más tranquilo, más reflexivo.

En cada momento de dolor, luché para salir adelante. Y así supe que la tristeza no implica debilidad; cuánto daño ha hecho la expresión “llorar es de débiles”; al contrario, las personas más débiles son aquellas que no son capaces de afrontar sus sentimientos. Hay que ser muy fuerte para mirar a nuestro dolor a los ojos y dejar que fluya. Hay que ser muy fuerte para superar la tristeza y recuperar la alegría. Eso sí que es de personas fuertes.

Aprendí que eres un sentimiento intransferible; que el camino que se recorre junto a ti, nadie podía recorrerlo por mí. Nadie. Pero también aprendí que el dolor compartido, duele menos; que aunque hay caminos que debes recorrer tú mismo, hay gente te quiere y que está dispuesta a acompañarte. Qué compartir alegrías es la sal de la vida, pero que compartir las penas llena el alma.

Es en los momentos de tristeza cuando aprendes a distinguir las relaciones auténticas de las superficiales. En lo bueno está todo el mundo, pero en lo malo, sólo unos pocos se quedan. Y un día supe que debías irte, tristeza. Aunque agradezco tu ayuda, sé que no quiero convivir siempre contigo . No quiero una vida llena de tristezas y pesares, sino todo lo contrario.

Aprendí que si permaneces durante demasiado tiempo con la tristeza, corres el riesgo de acostumbrarte a ella. Sé que debes ser una visita breve y que debo invitarte a retirarte antes de que te sientas demasiado cómoda.

Y lo más importante, aprendí que ser feliz también significa aprender a sentir…

Las 25 frases más inspiradoras del doctor Wyne Dyer

Wayne Dyer fue un hombre que inspiró y transformó el mundo de millones de personas, autor de más de 40 libros en el tema del desarrollo personal y la espiritualidad. Su mensaje principal es que si uno honra su divinidad interior y conscientemente escoge vivir desde su “Ser Superior”, es posible vivir una vida extraordinaria y manifestar los deseos más profundos.

Las 25 frases mas inspiradoras de Wayne Dyer

1. Si cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian.

2. Cuando juzgas a otros, no los defines, te defines a ti mismo.

3. Nuestras vidas son una suma total de las opciones que hemos tomado.

4. Practica ser el tipo de persona que te gustaría atraer.

5. Nuestra intención crea nuestra realidad.

6. No puedes controlar siempre lo que ocurre en el exterior, pero siempre puedes controlar lo que ocurre en el interior.

7. Soy realista, espero milagros.

8. Puedes conseguir cualquier cosa que realmente quieras, si realmente la persigues.

9. Lo verás cuando lo creas.

10. No hay escasez de oportunidades para ganarte la vida de lo que amas; solo hay escasez de voluntad.

11. La gente exitosa gana dinero. No es que la gente que gana dinero se vuelve exitosa, sino que la gente exitosa atrae el dinero. Llevan el éxito a lo que hacen.

12. El estado de tu vida no es más que un reflejo del estado de tu mente.

13. No mueras con la música aún en ti.

14. La forma más alta de ignorancia es cuando rechazas algo de lo que no sabes nada.

15. Cómo te trata la gente es su karma; cómo reaccionas es el tuyo.

16. Sólo hay dos emociones básicas: una es el miedo, la otra es el amor.

17. Tus hijos te conocen más por la manera en que vives que por lo que dices.

18. No somos seres humanos en búsqueda de una experiencia espiritual. Somos seres espirituales inmersos en una experiencia humana.

19. Tú eres quien determina lo que vales sin necesidad de dar explicaciones a nadie.

20. Mi meta no es ser mejor que alguien, sino ser mejor de lo que solía ser.

21. Cuando estás inspirado, nunca te preguntas acerca de tu propósito. Lo estás viviendo.

22. Cuando perseguía el dinero, nunca tenía suficiente. Cuando tuve un propósito en la vida y me centraba en dar de mi mismo y de todo lo que llegaba a mi vida, entonces era próspero.

23. La libertad significa que no tienes obstáculos para vivir tu vida como eliges. Cualquier otra cosa es una forma de esclavitud.

24. La abundancia no es algo que adquirimos. Es algo con lo que sintonizamos.

25. Recuerda que no puedes fallar en ser tú mismo.

Cómo lograr la desintoxicación emocional

En nuestro interior tenemos sentimientos que dificultan el rendimiento personal, reduce la capacidad de las relaciones humanas, afecta nuestro peso, e incluso, deterioran nuestro éxito laboral. La ira, la depresión y el letargo, promueven la formación de problemas, la complicación de las actividades y nos aíslan socialmente. Si queremos encontrar una solución verdadera, lo primero que debemos hacer es desintoxicar nuestras emociones.

En el libro “La Curación Espontánea” del Dr. Andrew Weil existe una premisa; a muchos enfermos físicos lo que les falta es precisamente mostrar pasión a través de las emociones, es decir, dejar de estar aletargados y apáticos, aprender a solucionar.

Pasos para la Desintoxicación Emocional

Mírare por dentro: El estar ocupado de los problemas de los demás, hace que nos olvidemos de nuestras propias fallas. Por lo tanto, evita emitir juicios acerca de todo y todos. No es posible lograr el control sobre todas las cosas y situaciones en nuestras vidas, por eso es útil clasificarlas. Sé responsable de tus emociones. Haz una limpieza profunda de tus pensamientos, y acepta que también te pueden ocurrir cosas malas. Toma cada dificultad como una oportunidad para ser mejor persona, eso garantizara tu evolución basada en la experiencia.

Reconoce tus sentimientos: Ten siempre vivos tus sentimientos. Conversa siempre de ello con un amigo, escribe en tu diario, cuéntatelo y así lograrás erradicar tus sentimientos negativos.

Tu cuerpo emite señales: Aprende a entender las señales de tu cuerpo, obsérvate y aprende de cada vez que te sientas presionado. Así, la próxima vez, podrás manejar mejor las frustraciones antes de que lleguen al límite peligroso. Podrás con esto saber interpretar las señales de alerta y te preparas mejor para la situación a enfrentar.

Regálate un tiempo para meditar: Es bueno que tengas un tiempo cada día para estar solo y hacer lo que realmente te gusta: escuchar música, pintar, ver por la ventana, meditar o solo hacer nada. Esto te permite reconocer qué es lo que has estado dejando de lado y tomar consciencia de tus emociones.

Escribe en un diario: Apunta cada elemento que te produzca una preocupación clara, personal y objetiva, luego enfréntalos uno por uno con tu manera de pensar. Trata de no mentirte para mitigar responsabilidades. Algunas veces es útil unas lagrimas, por lo tanto llora lo necesario. Aleja a tiempo esas cosas que sabe qué no tienen solución. Retoma luego de darle un alcance nuevo, después de cambiarte la perspectiva, esto sucede cuando enfrías la cabeza. Los sentimiento negativos, se liberaran y se alejaran uno por uno.

Desarrolla técnicas para liberarte: Cada uno desarrolla técnicas muy propias para hacer frente a los problemas emocionales. Estas son algunas ideas:

Imagina que pones tus preocupaciones en una burbuja y ésta vuela lejos.
Puedes arrojar una roca en el agua.
Crea un punto, agrégale tus problemas y visualiza tus preocupaciones alejándose a distancia.
Comparte sus problemas con un amigo, un familiar o un psicólogo. Házlo sin vergüenzas ni secretos.
Escribe el problema, estúdialo, crea una solución y aplícala.
Abraza un árbol y piensa en que hay cosas mas grandes que tus propios problemas, velos como pequeños y domínalos.
Sé sincero, aléjate de los rumores y evita crearlos.
Evita a personas conflictivas.
Cuando tus emociones se disparen, escúchalas, déjalas fluir sin reprimirlas.

Dobles personas en el árbol genealógico

El doble, dentro del árbol genealógico, es aquella persona o personas con las cuales existe una afinidad (muchas veces inconsciente) muy grande, y de la cual heredamos programas (vivencias, conflictos, enfermedades y conductas). Es por este motivo por el que muchas veces nos dirán “me recuerdas mucho a tu abuelo” o “es que eres igualito a tu tío” y cosas así.

Podemos ser doble de los que “duplican” o de los que “reparan” el programa. Esto lo voy a explicar con un ejemplo muy sencillo.

Imagina que eres doble de un abuelo que es alcohólico. Si eres doble de los que duplican el programa, ese programa te va a llevar a ser alcohólico o a tener algún tipo de adicción parecida. En cambio, si eres doble de los que reparan, es muy probable que no te guste nada el alcohol, y sobretodo no soportarás a la gente que bebe mucho.

También podrías reparar siendo ayudante en alguna asociación de ayuda a los adictos, e incluso casándote con uno o una.

El inconsciente, a veces, tiene mucho sentido del humor y podemos vernos duplicando o reparando programas de maneras diversas y muy sutiles.

En ocasiones, la persona de la que soy doble tuvo un conflicto en vida que no solucionó, y yo puedo somatizar ese conflicto. Pondré un ejemplo, para ayudarte a verlo más claro. Pongamos que eres doble de una tía que no pudo tener hijos, porque por el motivo que sea, no los tuvo. Ella vivió esto en silencio y sintiendo que el tiempo se le escapaba. Como tú eres doble de esa tía, podrías somatizar un problema de tiroides (la tiroides es un conflicto de tiempo “me falta tiempo, se me escapa el tiempo”)

¿Cómo se de quien soy doble en mi árbol?

Puedes ser doble por muchos motivos, como por ejemplo:

– Si te llamas igual que alguien de tu familia, automáticamente eres su doble. (En los nombres compuestos, puede ser que tengas el nombre exactamente igual, o que coincidas en uno de ellos. Ejemplo: Si te llamas María Jesús, y tu abuelo se llama Jesús, automáticamente eres su doble. También hay que tener en cuenta que si te llamas Pepe, y un tío que se llama José, dado que el nombre es el mismo, eres su doble.

– Si tienes un parecido físico muy importante, eres doble. Todos en la familia podemos tener cierto parecido físico, pero cuando el parecido pasa a parecer una fotocopia, seguro que eres doble.

– Por las fechas de nacimiento, muerte y concepción.

Hay que tener claro que ser doble de alguien no es ni bueno ni malo, simplemente quiere decir que vamos a heredar sus programas. Heredamos muchas cosas positivas para nuestra experiencia de vida, y otras que pueden ser muy limitantes. Nuestra naturaleza es vivir en coherencia, en equilibrio y paz interior, si no vives de esta forma, es muy probable que estés duplicando o reparando algo. Es ahí cuando puedes recurrir al árbol transgeneracional y mirar arriba.

Recuerda que el árbol no se mira de arriba hacia abajo, pensando “¿qué me puede pasar?”, sino de abajo arriba, “¿qué me pasa?, y de ahí parto a buscar la lógica de mi árbol”.

Por último, el trabajo del árbol transgeneracional es un “juego de perdón”, (entendiendo como perdón el “no juicio” y la comprensión total de que lo que pasó, fue siempre lo mejor que pudo pasar… o dicho de otra forma, lo que pasó fue lo posible, y desde el Amor todo tiene sentido), aunque para llegar a él se requiera de destapar lo que estaba oculto, esa famosa sombra de la que hablaba Carl G. Jung.

CÓMO NUESTROS PENSAMIENTOS CREAN NUESTRA REALIDAD

Cada persona tiene el poder de crear su propia realidad, su propio mundo. Tú también, por supuesto. Si eres capaz de comunicar claramente aquello que deseas, lo atraerás.

Aunque no lo hagas de modo consciente, con tus pensamientos y con las emociones que ellos conllevan construyes a diario tu realidad, defines sus límites y las posibilidades que te asisten (y también las que no).

La cuestión clave en todo esto es: ¿qué estás transmitiendo a cada momento al Universo? Porque claramente eso definirá lo que recibas. Lo importante es que hagas consciente este proceso y que cambies la energía que comunicas. Y para ello lo central es que modifiques tus pensamientos, que transformes los hábitos que te llevan a recaer una y otra vez en modos negativos de pensar.

Te proponemos algunos caminos concretos para lograrlo:

– Imaginar el escenario deseado: Al situarte imaginariamente allí donde en verdad quieres estar, visualizando la situación deseada, te adelantarás y activarás ciertas funciones celulares y ciertas secreciones vinculadas con las sensaciones de felicidad -dopamina, endorfinas, seretonina-. ¡Esto creará un clima positivo para atraer lo que buscas!

– Relájate y confía: En esencia nuestros pensamientos nacen del miedo. Al relajarte, aquietar la mente y confiar en la bondad esencial del Vida, podrás construir una realidad cotidiana más amorosa. Vivir cotidianamente en este clima creará el terreno fértil para que tus deseos de a poco comiencen a echar los primeros brotes.

– Que tus pensamientos sean positivos: Si de pronto te descubres teniendo pensamientos negativos u oscuros, puedes decir conscientemente “cancelo este pensamiento”; de este modo esa energía ya no se irradiará al Universo. Un modo de activar otra frecuencia más sana es usar afirmaciones positivas (que se pueden escribir, leer o decir), repitiéndolas varias veces en un pequeño ritual personal diario. Al repetir estas declaraciones (por ejemplo “yo soy….”; “yo elijo…”), vas generando un cambio energético favorable.

No nos olvidemos que desde pequeños nos hemos venido repitiendo a nosotros mismos, de forma consciente o no, ciertas frases sobre lo que somos (o no somos), y lo que podemos alcanzar (o no); y eso de una forma u otra ha creado nuestra realidad actual. La idea es cambiar el “chip”, ¡y obviamente ser pacientes hasta ver los resultados!

– Abandona la queja: Construir una realidad mejor está en tus manos. ¡Todo comienza por despertar muy conscientemente al aquí y ahora, y “limpiar” tu propia mente de pensamientos que te mantienen atada al sufrimiento!

El poder está dentro tuyo. Al cambiar el modo en que ves la realidad, todo comenzará a ser distinto.

Fuente: metodosilvadevida.com