11223305_814186698702871_1975886397191122803_n

7 Rasgos que Destacan a las Personas que trabajan en superar sus miedos


12010744_833681786753362_3855631406789077635_oTodo aquello que deseamos está en otra parte, más allá del miedo. Los grandes logros siempre exigen un gran esfuerzo, empezando por superar el miedo.

Aunque el miedo pueda parecer una fuerza devastadora y poderosa, nunca es más fuerte que la valentía y el deseo de vencer, en serio, no es tan poderoso como parece. El miedo siempre será poderoso en la medida que nuestra mente lo permita. La clave es reconocer el miedo y hacerle frente, darle la cara. Hay muchas personas que aprendieron a lidiar con sus miedos, trabajando en ellos día a día.

Estos son los 7 rasgos cruciales a considerar para trabajar los miedos y que formen parte del pasado:

1. El respeto propio
Las personas que trabajan en superar sus miedos, no son tan duras consigo mismas. Se aman y se sienten orgullosos de todo lo que hacen, incluso de sus errores, pues esos errores significan que están intentando y viviendo, sin duda, es el primer y único paso hacia el éxito. Solo cada uno de nosotros determina y proyecta el propio valor, los otros no son más que receptores de lo que transmitimos.

Dá lo mejor de tí y espera los resultados.

2. El camino y propósito verdadero

Las personas que trabajan en superar sus miedos no se dejan engañar por lo que otros dicen, especialmente cuando intentan convencerlos de lo que es mejor o correcto para ellos. Escuchan y sacan sus propias conclusiones. No hay un camino definido por el que todos debamos andar. Desafiémonos  a cada paso, y en cada punto del transcurso volvamos la atención sobre nosotros mismos y preguntémonos: “¿Lo que hago ahora verdaderamente me será de provecho?”

Lo que sea que decidamos, asegurémonos de no perdernos por el miedo a ser diferentes.

“Conviértete en quien eres” – Nietzsche.

3. La capacidad de tomar decisiones

Las personas que trabajan en superar sus miedos no viven su vida a merced del azar. No se puede andar envuelto por el miedo y evitando los puntos incómodos de la vida. No es la idea el quedarnos aislados, sin un fin, en un estado donde seamos incapaces de seguir. Tenemos que comprometernos con nosotros mismos y tomar decisiones, independientemente del miedo. Lo más importante es decidir lo que queremos en la vida y decretarlo.

4. Felicidad y paz
Las personas que trabajan en superar sus miedos buscan la felicidad dentro de sí mismos.  Lo que están buscando no está en otro lugar ni en otro momento, lo que buscan está en su aquí y en su ahora. Somos los encargados de nuestra felicidad, esta dependerá de nuestra elección, y no de las circunstancias externas.

5. La compañía
Las personas que trabajan en superar sus miedos saben acercarse y distanciarse de los demás cuando corresponde. Podemos dar lo mejor de nosotros mismos, podemos hacer y decir todo, pero a veces hay relaciones que simplemente no tienen sentido, no son merecedoras de la inversión emocional que se hace, por que a veces llega hasta el desgaste físico. Es importante saber cuándo es la hora de distanciarse de una relación que nos daña o perjudica, o cuando acercarnos a alguien que será un apote en nuestra vida, a alguien que nos aparte mucha felicidad o trabquilidad, personas que nos hagan querer ser mejores personas, ahí debemos insistir y persistir hasta el final.

6. Oportunidades y experiencias de vida
Las personas que trabajan en superar sus miedos se atreven a lo desconocido. Saben que no es bueno mantenerse siempre en las viejas rutinas, solo por el hecho de estar acostumbradas, pues esto solo las mantiene con el miedo al cambio y a lo desconocido. Por el contrario, ponen sus metas y sueños en primer lugar, no dejándolos para un futuro incierto. Las grandes oportunidades no hay que dejarlas pasar, salgamos de la zona de comodidad y vivamos las nuevas experiencias.

7. La verdadera voluntad de amar
Las personas que trabajan en superar sus miedos viven el amor como un acto de entrega. Como una condición de dar sin esperar nada a cambio. Observemos que cuando permitimos que el amor fluya, pasamos a un estado de tranquilidad, de fortaleza y se vuelve espontáneo. Y solo cuando surge el pensamiento: “¿Qué merezco a cambio?” es cuando pasa a existir una confusión y nace el miedo y el enojo.  Dejemos el ego, pues si bien este mueve, el amor es superior, transforma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>