Archivos de la categoría Uncategorized

Si fallan los electrodomésticos ¿significa algo en tu vida?

Los aparatos de mi casa no paran de fallar. ¿Tiene esto algún significado?. Cómo la realidad que nos rodea es un reflejo de nuestro estado interior, todo cuanto se avería en un hogar posee un significado, en consonancia con la vida de los que la habitan; no obstante, en primer lugar vamos a analizar el aparato: su antigüedad o si tiene un problema de origen. Pero después deberíamos preguntarnos qué está pasando y cuál es la señal que nos está trasmitiendo.

Puede que todo sea cuestión de energía. Todos conocemos a personas muy cuidadosas a las que siempre se les estropea el control de tv (no saben escoger), o las que tienen problemas con la computadora (problemas con la organización de su vida)

Cuando todo ello se convierte en un hecho frecuente hay que comenzar a tener en cuenta las señales: Qué hago si:

Se estropea el televisor: El destino nos dice que debemos mirar hacia nuevos horizontes. Este aparato es como una ventana abierta al mundo, cambiar de punto de vista frente a nuestros problemas puede ser una solución.

Se rompe el DVD o el vídeo: Me centro en el presente y dejo de dar tanta importancia a los recuerdos, al pasado.

Tengo problemas con los teléfonos, sea fijo o móvil: Hay que mejorar nuestras comunicaciones y abrirnos más al mundo.

No funciona la cámara: Tal vez el destino nos informa de una falta de objetividad en las proyecciones de futuro.

El refri lo congela todo: las relaciones se han enfriado al máximo. Puede que sea hora de transformarlas.

El microondas no gira: Hay un estancamiento brutal en la situación del hogar, dejemos fluir los acontecimientos.

Se atasca el desagüe del lavabo: debemos deshacernos de residuos del pasado no disueltos.

Avería en la plancha: la persona que la usa debe, bien aceptar su situación o transformarla, para no acumular tanta tensión contra el dueño de la ropa que plancha.

La alarma suena “sin ladrón”: el ladrón está dentro. Habrá que identificarlo y hacer justicia.
Si tenemos en cuenta todas estas señales nuestro hogar se transformará en un lugar que nos cargará de energía ni bien entremos en ella.

La importancia de una buena relación con tus padres

No importa qué edad tengamos los padres siempre estarán presentes en nuestras vidas.
Ninguna relación es fácil, mucho menos perfecta.

Si estás interesado en conseguir esa relación que tanto quisiste o que tanto quieres con tus padres, te dejamos unos consejos para que encuentres ese equilibrio que buscas entre ambos:

El respeto: La base de cualquier relación que tengas en la vida es sencillamente este valor, trátalos como te gustaría que te tratasen, recuerda que ellos son las figuras de autoridad. Respira cuenta hasta 3 en la discusiones y haz notar tu punto de vista de una forma respetuosa y educada, quedarás mucho mejor y favorecerás la armonía de la relación. Recuerda que aunque seas mayor, independiente, incluso que ya tengas hijos y una familia,el respeto es esencial en cualquier etapa de la vida, da el ejemplo y deja tu orgullo a un lado.

Acepta las consecuencias de tus actos:Suele suceder que en cierto momento de nuestras vidas nuestros padres no dejan un cargo de responsabilidad mucho más grande, ya sea desde cuidar a nuestro hermano pequeño hasta ir a una fiesta. Comprométete y cumple, gánate la confianza de tus padres sin mucho esfuerzo, solo tienes que acatar las indicaciones, esto hará que ellos confíen en ti y como resultado te darán más libertad, ten presente que el día que los defraudes volver a recuperar toda esa confianza será muy difícil.

Tiempo de calidad: El tiempo que pasas con tus padres y familiares es algo que no puedes tomar a la ligera, busca un espacio en tu agenda por más ocupado que estés, al pasar de los años la alegría te invadirá y mirarás al pasado con cariño.

Tus opiniones son importantes: Debes haber escuchado aunque sea un par de veces que la comunicación es la clave de cualquier relación, y es la pura verdad. Tus pensamientos, ideas y opiniones son más importantes de lo que parece, ¡exprésalas! Escucha también las opiniones de tus padres y tenlas en cuenta, poco a poco los irás conociendo de una mejor manera y esto sin duda ayudará a que su relación sea excelente.

Perdona: Quizás sientas que existen daños generados hacia tu persona. El perdón también puedes concedértelo tú mismo en caso de que sientas que has cosas que perjudican la relación con tus padres, perdonar sana, no implica que justifiques lo que pasó, sino que dejes de torturarte por ello.

Sé agradecido, tus padres también son seres humanos con virtudes y defectos, nunca es tarde, para decir gracias, para un abrazo o un te quiero.

Las relaciones como espejo de Deepak Chopra

image

¿Por qué hay tanto rechazo hacia algunas personas y tanta atracción hacia otras?. Puedes aceptar que esas características que te atraen de esa persona son tuyas, pero ¿Por qué es tan di fícil aceptar que posees en tu interior aquellas que detestas? A medida que puedas reconocer que esos “defectos” del otro están en ti, puedes cambiarlo.

Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una única entidad. Esto implica ver todas las cosas del mundo, a todas las personas del mundo, y darnos cuenta de que estamos mirando otra versión de nosotros mismos. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo.

Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. A esto se llama espejo de las relaciones. A través del espejo de una relación, descubro mi yo no circunscrito. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de mi vida. Todo lo que veo a mi alrededor es una expresión de mí mismo. Las relaciones son una herramienta para la evolución espiritual cuya meta última es la unidad en la conciencia. Todos somos inevitablemente parte de la misma conciencia universal, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad en la conciencia, porque siempre estamos envueltos en relaciones. Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. Todas son, en esencia, experiencias espirituales. Cuando estás enamorado, romántica y profundamente enamorado, tienes una sensación de intemporalidad. En ese momento, estás en paz con la incertidumbre. Te sientes de maravilla, pero vulnerable; sientes cercanía pero también desprotección. Estás transformándote, cambiando, pero sin miedo. Te sientes maravillado. Ésa es una experiencia espiritual.

Tanto aquellos a quienes amamos como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros. ¿Hacia quiénes nos sentimos atraídos? Hacia las personas que tienen características similares a las nuestras, pero eso no es todo. Queremos estar en su compañía porque sub-conscientemente sentimos que al hacerlo, nosotros podemos manifestar más de esas características. Del mismo modo, sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos en nosotros. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, puedes estar seguro de que tú y esa persona tienen características en común, características que no estás dispuesto a aceptar. Si las aceptaras, no te molestarían.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta para la evolución de nuestra conciencia. Gracias a esta evolución experimentamos estados extendidos de conciencia. La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate qué te atrajo. ¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, sé consciente de que esa característica también florece en ti. Si prestas atención a esos sentimientos podrás iniciar el proceso de convertirte en ti más plenamente.

Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo. Al adoptar más plenamente tu verdadero yo, debes comprender y aceptar tus características menos atractivas. La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos. No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si no tienes la capacidad para actuar con maldad.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean. ¿Has conocido personas que atraigan sistemáticamente a su vida a los sujetos equivocados? Normalmente, aquéllas no comprenden por qué les sucede esto una y otra vez, año tras año. No es que atraigan esa oscuridad; es que no están dispuestas a aprobarlas en sus propias vidas.

Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos; de descubrir una nueva faceta de ti. Es otro paso a favor del desarrollo de tuser espiritual. Las personas más esclarecidas del mundo aceptan todo su potencial de luz y oscuridad. Cuando estás con alguien que reconoce y aprueba sus rasgos negativos, nunca te sientes juzgado. Esto sólo ocurre cuando las personas ven el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, como características externas.
Cuando estamos dispuestos a aceptar los lados luminosos y oscuros de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones.Todos somos multidimensionales, omnidimensionales. Todo lo que existe en algún lugar del mundo también existe en nosotros. Cuando aceptamos esos distintos aspectos de nuestro ser, reconocemos nuestra conexión con la conciencia universal y expandimos nuestra conciencia personal.
Las características que distinguimos más claramente en los demás están presentes en nosotros. Cuando seamos capaces de ver en el espejo de las relaciones, podremos empezar a ver nuestro ser completo. Para esto es necesario estar en paz con nuestra ambigüedad, aceptar todos los aspectos de nosotros. Necesitamos reconocer, en un nivel profundo, que tener características negativas no significa que seamos imperfectos. Nadie tiene exclusivamente características positivas. La presencia de características negativas sólo significa que estamos completos; gracias a esa totalidad, podemos acceder más fácilmente a nuestro ser universal, no circunscrito.

A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de conciencia. Una vez que puedas verte en los demás, será mucho más fácil establecer contacto con ellos y, a través de esa conexión, descubrir la conciencia de la unidad. Éste es el poder del espejo de las relaciones.

Enseña a los niños el valor de las cosas, no el precio

image

Enseña a los niños a ser felices, hazles saber que el valor de una persona no está en lo que tiene o deja de tener fuera, sino dentro. Enséñales a desarrollar buenas estrategias y habilidades que le ayuden a comprender quién es en el mundo.

Esta educación en valores y en emociones basará sus éxitos como personas y como sociedad. Así, si un niño sabe establecer límites, manejar los extremos y respetarse a sí mismo, sabrá hacer lo propio con lo demás.

Por eso, si queremos cosechar tenemos que sembrar a tiempo e intentar evitar equivocarnos cuando tratamos de otorgar valor o protagonismo a algo sin hacer valer unos principios moralmente adecuados.

Para esto podremos aprovechar su desconocimiento y no dañar su inocencia; por ejemplo, para un niño que aún no comprender el manejo del dinero, tiene más valor una pequeña moneda que un billete. ¿Por qué? Porque las monedas le divierten, puede chocarlas, hacerlas rodar, o simular una compra.

O sea, a los niños les hace felices todo aquello que les proporcione cariño, diversión y sustento. Somos nosotros los que les enseñamos que el valor está en el precio y no en las intenciones, las posibilidades o el cariño.

Como es obvio, generalmente lo hacemos sin querer con el simple gesto de dar más importancia o relevancia a aquello que juzgamos por más poderoso, bonito o “divertido”.

En definitiva, el objetivo es que el niño comprenda que las personas son las que tienen el protagonismo de su vida, no sus pertenencias. Del mismo modo, deberán entender que lo importante detrás de todo aquello que tienen es la intención y el esfuerzo.

Así, para lograr todo esto tenemos que conseguir que entiendan qué es el esfuerzo, qué son las buenas intenciones y, sobre todo, qué podemos sentir.

Ser feliz poco tiene que ver con lo material

Es complicado que no cometamos equivocaciones por el camino cuando vivimos en un mundo que se mueve a lo grande cuando se trata de dinero. Sin embargo, partimos de la base de que todos nosotros queremos que ellos sean felices sobre todas las cosas, lo cual es una gran ventaja en la educación emocional y en valores.

Así, como la felicidad real se consigue con cariño, con experiencias compartidas, con amor y con comprensión, lo esencial es que ayudemos a nuestros niños a darlo todo de sí mismos para que comprendan que las recompensas están en su interior.

Te ofrecemos algunas ideas sencillas para fomentar que aprendan desde pequeños el valor de las cosas:

1-Elabora una caja de tesoros callejeros.

Es muy importante que el niño tenga una caja con cosas que les resulten llamativas en sus paseos por la calles, por el parque o por el bosque. Así, la idea es que puedan tener un lugar en el que recoger aquellos palos, piedras, piñas, hojas plásticos que les hayan llamado la atención y les resulten atractivas.

En este sentido, esto les ayuda no solo a nivel sensorial, sino cognitivo. Pueden realizar manualidades, construir cuentos o historias, inventar juegos… Son lujos al alcance de nuestra mano.

2-Cuando toque hacer un regalo, que sea manual.

Estamos tan acostumbrados a ir a la tienda a comprar lo que sea que ya ni siquiera hacemos postales o tarjetas de cumpleaños. Las manualidades nos ayudarán a dar un toque personal a lo que queremos regalar de corazón.

3-Personalizar nuestras cosas con un sello personal.

Elaborando un sello personal conseguiremos que cada cosa sea única, irrepetible e insustituible. O sea, que si se rompe un juguete, la que pueda sustituirle no podrá significar lo mismo.

Claves para inculcar el valor del esfuerzo

-Predica con el ejemplo. Si los niños ven que tú te esfuerzas y que valoras aquello que lo merece, comprenderán que es algo positivo y lo asumirán más fácilmente.

-Hazles sentir bien y recompensa su esfuerzo; o sea, incentívales a que se empeñen y otorga importancia a cada pequeño logro. En este sentido, debemos enfatizar cada pequeña decisión a través de la que asuman el esfuerzo como la vía para conseguir aquello que queremos.

-Señala aquellas situaciones que sean más claras en este sentido y hazlo día a día. Es decir, simplifica los valores y colócales a ellos como protagonistas siempre que puedas, pues sentirse identificados e implicados les ayuda a trasladar los aprendizajes a sí mismos.

-Siempre es positivo que incorpores cuentos, pues son herramientas muy útiles a la hora de implementar valores ya que les hacen reflexionar y adecuar sus sentimientos a sí mismos y al mundo real.Recuerda que si no somos felices con lo que tenemos, tampoco lo seremos con lo que nos falta, pues el verdadero valor y la mejor recompensa están en aquello que pertenece a nuestra esencia y se guarda en el armario de nuestro corazón.