image

Cómo emprender un negocio con tu pareja y no perderla en el intento


image

Si quieres una relación genuinamente inseparable, empezar un negocio con tu pareja puede ser el ticket para esa combinación de vida personal y profesional las veinticuatro horas del día.

¿24 horas juntos? Esto parece más una vía rápida para el Divorcio…

Bueno, esto puede ser cierto para algunos, pero muchas parejas han combinado con éxito matrimonio y negocios. Para conseguirlo, lo único que necesitamos es un cuidadoso plan y que ambas partes tenga mucha consideración entre ellas.

Vamos, lo normal de un matrimonio

Ventajas e Inconvenientes

“Pero, ¿Por qué arriesgarte?” dirán algunos. Para saber si merece la pena hacer esto, vamos a hacer un repaso a las ventajas a inconvenientes:

Las buenas noticias

Confianza: Encontrar un compañero de negocios en quien tengas completa confianza es muy difícil, y seguramente tu pareja es la persona en la que más confías.
Compasión: Como conoces a tu pareja extremadamente bien, sabes muy bien cómo maneja situaciones de estrés. También sabes las mejores formas de darle apoyo cuando tiene entre manos retos y los obstáculos propios de llevar un negocio.
Habilidades: Saber las mejores habilidades y aptitudes del otro no debería ser un acertijo para la mayoría de las parejas. Eso hace más fácil que puedas delegar responsabilidades y obligaciones profesionales en tu pareja. También hace más fácil que cada uno se centre en sus propias habilidades.
Posibles problemas

Contacto constante: Puede que tengas el matrimonio más sólido de todos cuantos conozcas, pero incluso en la unión más idílica pueden surgir problemas por una sobredosis de interacción.

Finanzas: De alguna manera van a poner todos sus recursos financieros en la misma apuesta. A no ser que tengan otras fuentes de ingresos aparte o ahorros considerables, comenzar un negocio juntos puede ser financieramente peligroso. También puede ser una fuente de problemas si uno de los dos es más conservador con el dinero y el otro acepta mejor el riesgo y la volatilidad.

Mantener las dos partes separadas: Un día entero juntos en el trabajo, seguido de una tarde, juntos de nuevo, diseccionando los pormenores de la jornada laboral, es decir, la conexión entre nuestra vida profesional y nuestra vida privada puede que sea demasiado intensa y que los haga sentir incómodos. Es un reto que muchas parejas admiten que les costó superar.
¡Voy a hacerlo! Pero… ¿Cómo hacerlo bien?

Si a pesar de todo esto aún te sigue llamando la idea de empezar un negocio con tu pareja, aquí te dejamos 4 consejos básicos

1. Una relación fuerte significa una asociación empresarial fuerte
Las buenas relaciones, ya sean personales o profesionales, se basan en la confianza y el respeto mutuos. Si la relación con su pareja tiene una base sólida, lo más probable es que sea capaz de crear un negocio con la misma fuerza.

La mayor ventaja de ser un equipo de marido y mujer es el factor de la confianza. Siempre tener el mejor interés en mente para la empresa y nunca cuestionarse las motivaciones individuales porque se sabe que los intereses personales y profesionales está alineados.

2. Nunca trabajen en las mismas tareas
Si planean trabajar lado a lado y compartir responsabilidades serán menos productivos. Los Stocklins aprendieron que sus diferentes fortalezas les permiten atender diferentes responsabilidades.

Que los puntos fuertes y responsabilidades divididas nos hacen un equipo más eficiente. Esto los hace convertirse en expertos y sobresalir en diferentes áreas de la empresa. No se tiene que competir, es aprender a confiar en la otra persona para llevar a cabo su parte de la responsabilidad.

3. La vida personal también importa
Cuando trabajas con tu pareja, encontrar tiempo para las actividades personales es más difícil.

La empresa consume una gran parte del tiempo. Y cuando trabajas con tu pareja en el mismo negocio lo hace de tiempo completo.

Comprometerse a un equilibrio entre trabajo y vida como una pareja emprendedora puede ser difícil, pero ayudará a que su negocio no eclipse por completo su relación.

4. Compromiso con el espíritu emprendedor
El espíritu emprendedor no es un trabajo de nueve a cinco, es un estilo de vida. Una pareja que quiere emprender un negocio tiene que preparase.

Tienen que entender el negocio antes de empezar, pero si esperas hasta que todo esté perfecto, nunca lo harás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>