paz

Como encontrar la paz interior


colegiata-y-casco-antiguo-de-quedlinburgo_7768183
Vivimos en una sociedad que nos obliga a tener vidas demasiado agitadas en las que no paramos ni un segundo. Si nos descuidamos, nos vemos arrastrados por un torbellino de tareas, la mayoría de ellas insignificantes, pero que no nos dejan ni un minuto libre. De hecho, estamos tan imbuidos en este ritmo que a veces, cuando tenemos un poco de tiempo para nosotros mismos, nos sentimos culpables.

Sin embargo, hay un momento en que es necesario decir “¡basta!”. Basta a las preocupaciones sin sentido y al ritmo de vida agobiante. Basta a las presiones sociales y al deseo de hacer todo de manera perfecta.

Reencontrar la paz interior es fundamental. Por eso, de vez en cuando es imprescindible relajarse un poco, tomar una pausa y darle un nuevo orden a nuestras prioridades.

¿Qué es la paz interior?

La paz interior es una sensación subjetiva de bienestar, es impalpable pero muy real ya que nos llena de una profunda tranquilidad. Se trata de un estado en el que nos liberamos de las principales preocupaciones, miedos, estrés y sufrimiento.

Sin embargo, la paz interior implica mucho más que liberarse de las emociones y sentimientos negativos, también significa ser conscientes de las maravillas de la vida y sentirse plenamente conectados con el universo y con nosotros mismos.

La paz interior es una sensación de calma en la que dejamos de batallar contra los pensamientos y las emociones negativas y perturbadoras, aunque eso no significa que no existan sino que dejan de dominarnos y de causarnos daño. Es un estado en el que nos apartamos mental y emocionalmente de los problemas y conflictos cotidianos haciendo un alto en la vertiginosidad de la rutina diaria.

The autumn flower of sun flare.
The autumn flower of sun flare.

¿Se puede alcanzar la paz interior?

Muchas personas piensan que es imposible alcanzar un estado de paz interior. Afirman que la vida cotidiana es tan incierta y a veces tan caprichosa, que no es posible encontrar la serenidad. Y es cierto, al menos para estas personas. Cuando tenemos un locus de control externo y cualquier situación tiene el poder de incidir negativamente sobre nosotros y hacernos perder la calma, es imposible encontrar la paz interior. Estas personas son como hojas movidas por el viento.

Sin embargo, eso no implica que sea imposible alcanzar la paz interior. Cuando tenemos un locus de control interno podemos decidir qué guerras vale la pena luchar. Una vez que tomamos las riendas de nuestra vida, podemos aspirar a la paz interior.

Por tanto, la paz interior no es algo que se encuentra a lo largo del camino, es una decisión personal, es algo que podemos construir asumiendo conscientemente aquellos comportamientos que nos pueden dar serenidad.

misli

Instrucciones

Todos queremos sentirnos en paz, estar felices, vivir tranquilos juntos a los seres que amamos, pero ¿acaso estás haciendo algo por conseguirlo?. La paz interior, así como otras cualidades del bienestar emocional, implica trabajo constante, por eso comienza por plantearte cuáles son las herramientas de las cuáles dispones para alcanzar tu deseo

Es muy importante detectar cuáles son las cualidades que podrían dificultar tu camino a la paz interna es un paso esencial. Por ejemplo si eres una persona nerviosa, mal humorada, ansiosa, emociones deberán ser acetptadas y neutralizadas para que puedas avanzar.

Hay veces que trabajar en equipo nos resulta difícil pero debemos encontrar alguien que nos ayude a superar nuestros problemas para mejorar nuestro bienestar emocional. Algunas personas acuden a un guía espiritual, otras a un psicólogo o terapeuta, otras simplemente prefieren hablar de sus miedos con un buen amigo. Elige la alternativa que te haga sentir más cómodo.

Encontrar la paz interior implica saber aceptar  al tiempo que aprendemos a detectar y neutralizar las emociones negativas que nos invaden. Se necesita un cambio de pensamiento, conducta y visión del mundo, pero esto es progresivo, no esperes alcanzarlo de la noche a la mañana.

Muchas veces nos preocupamos o frustramos con pequeñeces que tienen solución, ésto nos llena de tensión y nos impide sentirnos en paz. La próxima vez hazte las tres preguntas fundamentales: ¿dentro de tres meses ésto tendrá importancia? ¿y dentro de un año? ¿y en cinco?. En la mayor parte de los casos la respuesta a esas tres preguntas será no, entonces ¿vale la pena tanta preocupación?.

Recuerda que sentirnos en paz es un trabajo que demora años, pero nunca e starde para comenzar, te damos 3 pasos claves para alcanzarla:

Aprende a dejar ir. A lo largo de nuestra vida vamos acumulando mucho resentimiento y rencor, estos sentimientos terminan haciéndonos daño y nos impiden lograr esa paz interior que tanto ansiamos. Por eso, es fundamental que aprendamos a dejar ir esos sentimientos que nos afectan y mantienen atados al pasado. La técnica de visualización “las hojas del río” te ayudará a lograrlo.

Practica la gratitud. No dejes que pase un solo día sin sentirte agradecido por algo. En realidad, siempre hay algo por lo cual dar gracias, solo hay que aprender a valorar las cosas que damos por descontado, como el simple hecho de vivir o de tener a nuestro lado a personas que nos aman y a las que amamos. Cuando empezamos a sentirnos agradecidos por lo que tenemos, en vez de quejarnos por lo que no tenemos, reencontramos un nuevo equilibrio interno.

Da sin esperar recibir a cambio.
El egoísmo se ha asentado en nuestra cultura, las personas dan esperando recibir algo a cambio, en una especie de acuerdo mafioso tácito. Sin embargo, para lograr la paz interior debemos despojarnos del egoísmo y reencontrar el placer de dar por el simple hecho de ayudar. El propio acto de dar debe ser satisfactorio, esa es la meta, no esperar algo a cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>