El cambio climático ¿Influye en el comportamiento humano?


Por Melina Alfaro

Como Aristóteles afirmaba los seres humanos somos animales racionales, y como tales mantenemos, aunque muchas veces lo olvidemos, una estrecha vinculación con el entorno.


Nuestra naturaleza animal está estrechamente ligada con la naturaleza y sus leyes, aunque insistamos una y otra vez en desvincularnos de este entorno construyendo hormigón y cemento a nuestro alrededor, como huyendo de un origen que nos es ineludible.


De hecho, hay un instinto primario en nosotros que hace que realmente encontremos la tan ansiada tranquilidad y paz estando en entornos naturales. La simple visión del mar, el olor a hierba mojada, el trino de las aves, nos transmiten un estado de profundo bienestar.


La metereosensibilidad estudia cómo nos afecta el clima. Reconocemos que en primavera y veranos estamos más energéticos, más alegres y nos sentimos más bonitos. En el invierno, más perezosos, dormilones y desmotivados. ¿Científicamente eso es cierto? ¿Cómo se explica la influencia del clima en el comportamiento humano?
En el humor.



La luz solar incide en ciertas actividades del cerebro que tienen que ver con el humor de las personas, de manera que al disminuir la iluminación solar la gente tiende a deprimirse. 

Emil Kraepelín, un psiquiatra alemán, utilizó el término “depresión estacional” para explicar estos síntomas depresivos  como decaimiento, somnolencia, dolor de cabeza, aumento de peso, mal humor, ansiedad, tristeza, cansancio físico, aislamiento social, despertados en otoño, acentuados en invierno y nuevamente adormecidos en primavera y verano.


La cantidad de luz recibida del exterior influye en la actividad de la serotonina, un neurotrasmisor que permite la intercomunicación entre neuronas, producida por la glándula hipófisis situada en la parte central del cerebro,  es quien “maneja” nuestros estados de ánimo. La depresión es producida cuando la secreción de esa hormona es disminuida. 


Con la intención de estudiar Las influencias climáticas fue creada la Fotobiologia, se trata de una disciplina científica que examina la relación de los seres vivos y la luz. 

Los días de fuerte viento podemis ponernos irritables y algo más alérgicos (las diminutas partículas en suspensión provocan un molesto picor en ojos y nariz). Pero hay que diferenciar entre vientos cálidos y fríos: los primeros (ocurre sobre todo con el llamado Viento Foehn) provocan jaquecas, migrañas, dificultad para concentrarse y memorizar e incluso más accidentes de tráficos y peleas, tanto callejeras como laborales y familiares.


Si el viento que sopla es, por el contrario, frío tendremos más necesidad de ir al baño, respiraremos peor y aumentarán los trastornos circulatorios porque nuestro sistema parasimpático cerebral estará sobreestimulado.


Si el aire fuerte es mantenido, podemos tener un comportamiento depresivo.

Con todo este planteamiento no faltará el que es feliz en el frío y la lluvia. Yo tengo amigos así.¡Así que a buscar alternativas de climas aun que sea de fin de semana para estos cambios climáticos!FUENTES: http://www.saludymedicinas.com/nota.asp?id=808 http://www.actosdeamor.com/climasalud.htm http://www.intramed.net/actualidad/not_1.asp?idNoticia=38607

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>