35923276_6vtm7aev_c

Llegó el momento de retomar tu vida


35923276_6vtm7aev_c
“Quién aprende de las caídas no se ha equivocado”.

(Chamalú)

Seguramente ya habrás notado, con el paso del tiempo y la madurez, que vivimos en una sociedad donde nos empujan a percibir nuestros propios errores tan solo como algo negativo, carente de practicidad y aprendizaje positivo.

Todo ello, además de carecer de un sano sentido motivante, te empuja a sentir una mayor culpabilidad cada vez que nos equivocamos en nuestro día a día.

Aceptar tus  errores te permite cambiar tu vida.
Éstos forman parte de pequeñas pistas cuya superación y logro, te permite avanzar y así rehacer nuestra vida. O lo que es lo mismo: cambiarla para hacerla única.

El premio que obtendrás además por ello es El don de saber enfrentarte de forma positiva a cualquier obstáculo que se interponga en tu camino.

Con el paso del tiempo, aprendes que en nuestro desarrollo personal existe un antes y un después.

El antes implica aquello que eras antes: cómo eras tú previo a cometer los errores que al día de hoy te condicionan y atormentan.  Y el después engloba a la persona que vive en tu interior y cada día se siente culpable por haber fallado anteriormente con esos errores.

Si tomas unos minutos para reflexionar sobre la persona que eras antes de llevar a cabo acciones equivocadas, te permitirás cuestionarte qué cosas te limitaron en su momento y descubrir lo que dio pie a las barreras que puedes sentir en el presente. Aquellos muros que no te hacen avanzar, progresar y dar lo mejor de tu persona.

Mientras valoras la historia de tu vida, te percatars de un detalle: tu propio corazón suplica fervientemente retomar tu vida, tu existencia personal.

Te manda el mensaje de que ya ha llegado el momento de regresar a la persona que eras y eres.

Llegó el momento de retomar tu vida

Recuerda siempre que en esta vida todo lo negativo tiene un lado positivo, un aprendizaje mayor que la propia consecuencia de dichos errores.

Ser conscientes de que hemos fallado y superar ese lado amargo que ello implica duele, pero te hace más fuerte.¿para qué? Para de esta forma ser consciente de tus propios límites como ser humano. Percatarte que eres uno con el mundo, porque no estás solo y necesitas compartir,

Recuerda que la vida es fluir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>