Los recuerdos que fueron enterrados vivos nunca mueren


Seguramente te ha pasado que tienes una discusión muy fuerte la cual te provoca mucho coraje y luego haces lo posible para distraerte para ya no pensar en eso, ya sea ver la televisión, leer un libro, trabajar, etc, haciendo esto para evitar sentir el enojo. Eso simplemente funciona como un paliativo, habrás enterrado viva la emoción. Reprimir no significa resolver. “los recuerdos que fueron enterrados vivos nunca mueren” Karol Truman Si cuando piensas en cualquier evento de tu vida –aunque haya pasado mucho tiempo- te llega un sentimiento desagradable, significa que no fue resuelto y que lo mandaste algún lugar en el interior de ti, sin embargo aún está afectando y se puede manifestar de varias formas como dolencias físicas, bloqueos económicos, problemas en relaciones, etc. Mientras no sea resuelto un evento traumático, la mente la toma como una afirmación que se repite y que se manifiesta en diferentes formas. Te sugiero cuando te surja una emoción, aunque no se sienta agradable, te permitas sentirla en lugar de ignorarla y mientras haces eso que cheques qué pensamientos vienen y procura recordar cuándo te sentiste así por primera vez. Actúa como observador, como si estuvieras viendo una película en blanco y negro de la situación. Posteriormente checa qué lección puedes aprender de ese evento (una vez que obtienes la lección ya no necesitas la experiencia) y perdónate a ti mismo. Existe otro método donde se sanan las emociones llamado El perdón radical, que propone el desafío de transformar por completo nuestra percepción del mundo y nuestra interpretación de los acontecimientos con el fin de dejar de ser víctimas. Cuando descubrí esta poderosa y milagrosa herramienta me sentí bendecida, y, desde entonces lo recomiendo ampliamente.

En el perdón radical llenas un plantilla, una hojita que te va guiando, y al terminar el proceso te regresa la paz y la libertad. En el primer paso reconoces que algo sucedió, sí sucedió y no estuvo bien, sin juzgarte te desahogas escribiendo lo que te molesta, después, como si tuvieras al que te ofendió enfrente, le escribes diciendo lo que te molesta.

En el segundo paso reconoces que debido a lo que te hizo tú estás sintiendo…y haces una lista de lo que sientes.

El estrés regularmente viene de la descalificación que nos hacemos a nosotros mismos por sentir lo que estamos sintiendo, nos han enseñado que no es bueno sentir lo que sentimos y que si lo hacemos somos malas personas. En el perdón radical honramos nuestros sentimientos, tenemos derecho a sentir lo que estamos sintiendo y reconocemos que nadie puede hacernos sentir nada. Somos los dueños de nuestros sentimientos. Las personas que tienden a negar lo que sienten quisieran que este paso desapareciera, sin embargo, es muy efectivo para traspasar el dolor y es sólo el principio.

En el tercer paso colapsamos la historia, ¿qué diferencia hay entre lo que realmente sucedió y lo que interpretamos? ¿cuándo en nuestra vida sentimos lo que estamos sintiendo ahora?¿están estos sentimientos relacionados con nuestras heridas de la infancia?

En el cuarto paso reencuadramos la historia. ¿Qué pasaría si la experiencias de vida que tenemos fueran lecciones de aprendizaje previamente acordadas? ¿qué pasa si esto no me sucede “a mi”, sino que sucede “para mi”?

En el quinto paso integramos el nuevo planteamiento, nos damos cuenta que todo es perfecto tal y como es.
Es una bendición. Inténtalo, tal vez te ayude a sanar física, mental, emocional y espiritualmente.

Entre otras cosas sanarás algún período traumático de tu vida, las relaciones con tus padres y la relación contigo mismo. No es necesario que te acuerdes de lo que pasó para poderlo sanar, ni tampoco compartirlo con un grupo. El mejor sentimiento es el estar en paz con uno mismo, imagínate cómo sería sentirte así y vívelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>