image

No importa cuántas veces caigas, levántate una vez más


image

Aquí estamos una otra vez, atravesando una situación que demanda de nuestro ser tanta energía, que nos debilita, que nos cuestiona, que nos frustra y hasta nos imposibilita. Una de tantas batallas que nos toca librar en este camino de la vida, cargado de altos y bajos, experiencias que muchas veces no entendemos por qué nos ocurren y se roban tanto de nuestro ser… se roban nuestra sonrisa, nuestro ánimo, nuestro interés… y si les damos más poder producen cambios negativos irreversibles.

Es “normal” que algunas veces las cosas no generen el resultado que deseamos, que el camino se nos cierre de forma hermética, que tengamos trabas para alcanzar un objetivo, que sucumbamos momentáneamente ante nuestros dilemas… Pero es estrictamente necesario levantarnos de esa situación, elevarnos sobre el mal que nos aqueja y no dejarnos vencer.

No importa la situación que enfrentemos, como bien dicen: “si tiene solución, por qué lloras? Si no tiene solución, por qué lloras? Nada debe ocupar nuestra mente de forma tal que nuestro ser se desconecte y no logremos reconocer nuestro valor, nuestra esencia, nuestra fortaleza y nuestra resistencia.

Todo nos ocurre por una causa que quizás nos cueste trabajo ver y entender. Muchas veces nuestra cabeza está llena de planes que para nosotros son perfectos, porque nos limitamos a lo que conocemos y al aferrarnos a ideas y creencias limitamos nuestras experiencias. Deja de aferrarte de forma irracional a lo que crees que está bien, abre tu mente y tu corazón a vivir experiencias cargadas de toda la perfección con la que has sido creado, conéctate a lo positivo, a lo que te nutre, estando en resonancia con la vibración de la vida misma, encontrarás el impulso interior que te ayudará a levantarte.

Tu valor es único, tus destrezas son únicas, eres un ser perfecto tal y como eres, tienes el coraje necesario para vencerlo todo, tienes la fuerza necesaria para crear la vida que mereces. Solo reconoce en tu ser ese poder, no tienes que buscarlo, está allí, en ti. Solo tienes que conectarte con él. Confía en ti para levantarte, alimentar tu lado espiritual te ayudará a tomar fuerzas para continuar fortalecido.

Ciertamente, la vida puede tornarse difícil, podemos pasar por momentos complicados, pérdidas de seres que queremos, podemos sufrir traiciones de quienes amamos, podemos perder nuestro empleo, pelear con algún familiar, vivir en un país complicado… Pero eso no puede quitarle la belleza a la experiencia de vida, eso no debe oscurecer el cristal que nos ponemos para ver nuestro mundo y sus maravillas, eso no debe hacernos desagradecidos de todas las bendiciones que tenemos… Por el contrario, todas esas experiencias y la forma cómo las afrontamos nos marcan, nos definen, nos hacen crecer, aprender… Está en nosotros decidir si hacemos una escalera o si hacemos un hoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>