Captura de pantalla 2015-08-18 a las 15.06.30

Tienes miedo a que te hagan daño y te haces daño con tanto miedo


IMG_3684

Por: Melina Alfaro Gress.

Tienes miedo a que te hagan daño y te haces daño con tanto miedo

Esta es una frase que puede no tener un significado profundo, pero si observamos palabra por palabra tiene la profundidad de un océano.

Vamos por el mundo con miedo a volver a sentir rechazo, a volver a sentir dolor que por eso mismo no nos atrevemos a sentir algo “especial” por alguien, quitándonos todas las posibilidades de sentir dolor, pero también de no sentir amor, de no sentirnos especiales y amados por alguien igual de especial que nosotros. Así que lo único que podemos hacer POR NOSOTROS es perdonar, perdonarnos a nosotros mismos, por que eso es lo que más nos duele, el orgullo de no habernos dado cuenta a tiempo que saldríamos lastimados y no hacer algo por frenar eso que ya veíamos a pique pero que por una “leve esperanza” no quisimos soltar a tiempo, pero aquí hay una gran enseñanza: Nadie puede predecir el futuro, todo lo que pasa es perfecto como pasa, no por una orden divina, ni por destino, ya que creo fielmente que las almas y las personas son como las frutas estacionales, están en tu vida un tiempo (o por el resto de tu vida) por que hacen bien para tu vida en ese momento. Por ejemplo la guayaba (rica en vitamina C) crece en invierno para abastecernos de vitamina C durante el frío. Así son las personas en tu vida, nos abastecen de conocimiento y enseñanzas para hacernos más fuertes o con mayor sabiduría y llegar a ser las personas que somos.

Perdonar nos libera, cada experiencia tiene una carga emocional. Las cargas, como las baterías, tienen un aspecto positivo y otro negativo. El positivo vibra en conciencia de abundancia y el negativo en conciencia de carencia. ¿A cuál aspecto crees que esté ligado el resentimiento? ¿Qué tal el rencor? ¿Te das cuenta? Perdonar no sólo te asiste en sanar y aliviar a tu corazón, sino que te vincula con la Fuente de Creación. Lo último que podemos pensar es que ese dolor que sentiste lo vas a volver a sentir por que así como ya no eres el mismo niño o niña de 12 años con el mismo pensamiento, así evolucionamos y en un tiempo vas a ver para atrás y decir: ¿en verdad sufrí tanto como me acuerdo? ¡pero si era una tontería, ahora soy muy feliz y estoy tranquilo! No valía la pena esas noches que no dormí pensando en que había fallado, por que todo como pasó fue perfecto para que aprendieras y llegaras a ser quien en verdad eres. Así que si quieres hacerte el “rudo” y no volver a sentir amor o apego por alguien te tengo la noticia de que te perderías de increíbles experiencias como el amor verdadero, risas, viajes y momentos inolvidables que están destinados a ser para ti y tu felicidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>